Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Ernesto Aroche Aguilar

A David Villa Issa, subsecretario de Egresos, la vida le ha sonreído. Su paso por  la administración de Mario Marín, le trajo bonanza a sus negocios, por lo menos a uno de ellos, el taller mecánico Vissa Car que en cinco años y cinco meses facturó 94.6 millones de pesos. Y para ello necesitó de un solo cliente: el gobierno del estado de Puebla.

El Taller Vissa Car ingresó al padrón de proveedores del Gobierno de Puebla el 16 de mayo del 2005, apenas tres meses después de que el mismo David Villa fuera nombrado  subsecretario de Egresos. Desde entonces, el pequeño negocio familiar ingresó en promedio 20 millones de pesos anuales.

En 2007, el año previo a la crisis económica, fue el mejor de todos cuando facturó 24.5 millones de pesos. Esto significa que uno de los hombres más cercanos al gobernador Mario Marín obtuvo 67 mil pesos diarios del erario.  Nada mal para el taller que dirige y administra Claudette Campos Campuzano, esposa de Villa Issa.

“El taller es de Villa Issa, todos lo saben, eso es lo que nos decían en la Secretaría de Gobernación cuando teníamos que llevar los vehículos oficiales a servicio”, asegura en entrevista Ramón Peña Melche, quien hasta hace unos meses ocupaba la dirección del Plan Popocatépetl, organismo que dependía de la Secretaría de Gobernación.

Animal Político pidió una entrevista con el servidor público dueño del boyante negocio. No obstante, éste no respondió.

La herencia

El 8 de marzo de 1996, la señora Sara Bichiara Issa Habib dictaba su testamento. La mujer, que nació en Torreón en 1919, se casó con Manuel Villa López y juntos procrearon seis hijos: Ana Emilia, Manuel Rafael, Sara, Rodolfo Ricardo Carmelo, Luis Alejandro y José David, quien tendría vocación por el servicio público y los negocios.

A sus 77 años se preparaba para entregar las propiedades que junto con su finado esposo había logrado acumular. Sergio Tinoco Loera, el Notario Público de la familia, recibía las instrucciones de la mujer: a José David, quien para entonces ya trabajaba en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, le tocaría, al igual que a todos los hermanos, varias fracciones de los lotes seis y siete de lo que alguna vez fue el rancho San José Xilotzingo, ubicado en San Francisco Totimehuacán.

Una de las fracciones era un predio de 13 mil 258 metros cuadrados llamado “El terreno de la esquina”. Cinco años más tarde, la madrugada del 1 de enero, la mujer fallecía. Pasadas las exequias de la matriarca libanesa se repartió la herencia.

Un año más tarde se registró la propiedad a nombre José David Villa Issa con clave predial PU 374545-01, aunque era una propiedad ligeramente menor, pues el 17 de abril de 1998 el notario público Mario Montero Serrano redactaba el contrato de compra-venta de dos fracciones de ese terreno. Una de ellas sería adquirida por José Luis Palafox Krayevsky, quien trabajaba al lado de Villa Issa como director de Egresos en la Tesorería Municipal en el ayuntamiento que encabezaba Mario Marín Torres.

Para el año 2000, en otra fracción de ese mismo lote, justo en la esquina de “El terreno de la esquina”, en el vértice que conforman la avenida Xilotzingo y el camino a San Rafael se abría un taller mecánico: Vissa Car. El nombre conjunta la inicial del apellido paterno y el apellido materno del subsecretario de Egresos.

Ocho años más tarde, Villa Issa recompró parte del terreno que le había vendido a José Luis Krayevsky, para entonces ya regularizado con el número 3 de la calle San Rafael y realizó una serie de fusiones de predios hasta obtener un espacio de 12 mil metros cuadrados.

El taller

Vissa Car nació en el año 2000, justo a la mitad del trienio en que gobernó Mario Marín la ciudad de Puebla y en el que David fue el responsable de las finanzas municipales. Eran los años en los que el compacto grupo que Marín había creado a su alrededor se preparaba para saltar a la gubernatura, y en los que Villa Issa se encargó de los dineros.

No hay registros, al menos formalmente, de la inclusión del taller al padrón de proveedores del ayuntamiento. Una solicitud de información respondida por la presidencia municipal actual sostiene que no cuenta con los padrones de proveedores de ese trienio.

Aunque, a decir de Alejandro Villa Riva, sobrino de Villa Issa y actual director de la Unidad de Desarrollo Administrativo, Planeación e Informática (Udapi) de la Secretaría del Trabajo y Competitividad los primeros años del taller fueron “difíciles” y no fue sino hasta cinco años después cuando, gracias a los contratos con el gobierno del estado, logró consolidarse.

“El primer año fue un poco difícil, ya que las empresas nuevas generalmente tienen un periodo en donde tienen que darse a conocer, pero hoy en día ya no es problema ya que la empresa ha crecido de manera considerable. Este crecimiento se debe principalmente a la relación que se ha conseguido con los clientes particulares y por otra parte a la obtención de licitaciones en donde se establece que Vissa Car le dará servicio a los vehículos de algunas instituciones pertenecientes al gobierno”.

La cita es de la tesis que Alejandro presentó a finales del 2005 en la Universidad de las Américas titulada “Mejorar el servicio al cliente reduciendo tiempos en los servicios del taller Vissa Car”, para obtener su licenciatura en Ingeniería Industrial.

En esa tesis, Alejandro Villa enlista a la Secretaría de Obra Pública y Desarrollo Urbano, a la Contraloría del estado, a la Secretaría de Gobernación y a la Secretaría de Trabajo y Competitividad, como las dependencias a las que Vissa Car había comenzado a dar servicio desde mayo de ese año.

Y no se equivocaba sobre el crecimiento que le daría la obtención de lo que llamó “licitaciones”. El trabajo de titulación del hijo del hermano menor de Villa Issa también incluye un organigrama del taller que ubica a la esposa del subsecretario de Egresos, Claudette Campos, como la directora general y a Juan Rosendo como supervisor del taller.

David Villa Issa y su esposa Claudette, administradora del taller. Tomada de losrostros.com.mx

Que el taller está a cargo de la esposa del funcionario también fue ratificado por Ramón Peña Melche: “Estaba ahí siempre la esposa de David Villa Issa, y luego empezaron a salir las facturas a nombre de un encargado del taller. Antes sólo decían que era Vissa Car, ahora ya viene con el nombre del responsable (Juan Rosendo Tapia Flores)”.

“El taller Vissa Car era un taller de prearreglado de vehículos, yo mandaba a arreglar los vehículos de la secretaría y al sacarlo había que llevarlo a otro taller para que lo arreglaran”.

“Supe que era de Villa Issa porque Miguel Ángel Martínez Pérez, director de Protección Civil del estado, un día me dijo: ‘Ya sabes de quién ese es taller, es de David Villa Issa. Y a mí qué diablos me importa, le respondí, dejan los vehículos muy mal.

“Una vez marqué las piezas antes de mandar el auto al taller, y no se las cambiaron. Nadie me lo cuenta, marqué las piezas que había que cambiar, por ejemplo las bujías, y no, no las cambiaban, nada más las limpiaban, entonces la afinación que le hacían pues duraba muy poco”.

No son los únicos que apuntan al hombre que creció primero a la sombra del exdiputado federal Jorge Estefan Chidiac, y más tarde bajo el cobijo de Mario Marín, como el dueño del taller.

El 13 de noviembre de 2002, Ricardo Villa Issa –neurocirujano de profesión y actual director del Issstep—, fanático de los Jeeps igual que su hermano, se inscribió a los foros on line Jeeperos reportando como vehículo personal un jeep Cherokee Sport 2001, días después de su ingreso, el 5 de diciembre de ese año para mayor exactitud, recomendaba al usuario Víctor Velazco el taller de su hermano.

“MI ESTIMADO VICTOR, HABLA POR TELEFONO AL 2-64-29-10 ES EL TALLER VISSA CAR DE MI HERMANO DAVID, EL TE PUEDE ACONSEGAR (sic) DE TODO PARA TU CJ, NOSTROS TENEMOS 4 TODOS ELLOS MUY MODIFICADOS.

RICARDO VILLA ISSA”

Los “4” de los que habla son: una Wrangler 92, un Ranger 90, un CJ5 79, y el Cherokee 01, también reportados en esa misma página.

Desaparece Villa Issa

Fue en el 2005, un mes después de que tomó posesión Marín como gobernador del estado y Villa Issa se acomodó en la subsecretaría de Egresos, lejos de los reflectores pero en el corazón financiero del gobierno, cuando David desapareció del taller o el taller despareció de David, según se vea.

En su lugar apareció Juan Rosendo Tapia Flores. La estrategia la preparaban desde noviembre de 2004, cuando Marín ya tenía el triunfo en la bolsa. Esa es la fecha del alta que registra la CURP de Juan Rosendo. Uno de los primeros pasos necesarios para después darse de alta como contribuyente en el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y poder registrar al taller en el padrón de proveedores.

El 4 de abril de 2005 y después de los trámites de rigor, el SAT entregaba al sujeto su Cédula de Identificación Fiscal (folio H2325596) y un mes y doce días después se registraba al taller en el padrón de proveedores del gobierno marinista (folio 5912) llevando como razón social y representante legal a Juan Rosendo bajo la especialidad “servicios de reparación de automóviles y camiones” ubicado en la dirección “Camino Xilotzingo No. 10503 col. San Juan Xilotzingo cp. 72090, Puebla, Pue.

Lo que no existe en el Registro Público de la Propiedad de la capital poblana es documento alguno a nombre del representante legal del taller millonario.

Un fantasma: Juan Rosendo Tapia Flores

A Santo Tomás Chiautla un día lo atrapó la ciudad, en las laderas vecinas las máquinas y trascabos les rascaron las costras de tierra para comenzar a levantar ahí hileras de casas, una igual a la otra, replicadas por cientos. La amenaza de la mancha urbana saltó de Totimehuacán, una de las juntas auxiliares del sur de la capital poblana que más han crecido en los últimos años, a Chiautla en un abrir y cerrar de ojos.

Llegué hasta la orilla sureste de la capital poblana buscando a Juan Rosendo Tapia Flores, el escurridizo fantasma que encabeza las facturas que entrega Vissa Car.

En mi mochila apenas un nombre y una calle, y la certeza de que era ese mi destino y no otra de las juntas auxiliares que rodean a la presa de Valsequillo.

–Oiga, ¿usted de casualidad no sabrá donde queda la calle Huixcoventa? –pregunté a una señora que también esperaba el transporte público para llegar, yo al centro del pueblo, ella un poco más allá.

–Huixcoventa, Huixcoventa… creo que por acá arriba –respondió señalando de manera muy general al horizonte— ¿pues a quién anda buscando?

–Al señor Juan Rosendo Tapia Flores, un señor que tiene talleres mecánicos o trabaja en talleres mecánicos allá en Puebla.

–Pues hay un Juan Tapia, no sé si Rosendo, pero Juan Tapia sí, y que vive pero más por el centro, no por acá arriba. ¿Talleres mecánicos, me dice? No, creo que él no tiene talleres.

–Pues su nombre completo es Juan Rosendo, y lo único que tengo claro es que vive en Huixcoventa, en la calle Huixcoventa de Santo Tomás Chautla.

–Uy, pues tenemos siete barrios, acá cerquita Guadalupe Victoria, allá por donde se ve la capilla es El Carmen… sí, mejor vaya a la presidencia y allá pregunte.

A pesar de la sombra urbana que ya lame los terrenos de Santo Tomás muchas de sus calles no tienen nombres, tampoco sus casas tienen número. No deja de ser una pequeña comunidad en donde las horas se arrastran y todos se conocen.

–Una pregunta, ¿la calle Huixcoventa? Ya subí a donde está el Colegio de Bachilleres porque me dijeron allá en la presidencia que por ahí estaba la calle, pero me dicen que no, que es por acá abajo.

Me escucha un hombre de piel morena y bigotes salpicados por las canas. Lleva una botella de cerveza en la mano y platica con el dueño de la tienda en donde me detengo un segundo.

–Huixcoventa… todo eso es Huixcoventa –responde al tiempo que señala vagamente en una dirección –mira, tomas esa veredita, esa que está ahí donde está pasando ese coche rojo, ese que viene ahí, ¿lo ves? Ese. Ahí tomas esa vereda y luego son como dos calles…. Pero, no, te vas a hacer bolas. ¿Pues a quién buscas?

–Al señor Juan Rosendo Tapia Flores.

–¿Juan Rosendo?… Ah, Juan Tapia, el hijo de la Chiva, ¿no?

–Pues tiene talleres o trabaja en talleres allá en Puebla.

–¿A poco el Juan tiene talleres? –pregunta al dueño de la tienda que hasta ese momento se había mantenido al margen de la charla, y quien sólo se encoge de hombros.

–Mira, caminas por ahí por la vereda y ahí adelante vive. Preguntas por “El Perro”. No es mal apodo. Así lo conocemos por acá.

Cruzada la vereda, el camino lleva a una calle alfombrada por un polvo que, de tanto trajín, el viento ha adelgazado hasta hacerlo parecer talco. No hay letrero alguno. Las casas no tienen número marcado. Y lo que predomina es el gris block.

La única posibilidad de ubicar el número 10 en esa calle, el mismo que reporta Teléfonos de México como dirección del fantasma, es preguntando.

–Sí, está calles es Huixcoventa –afirma un albañil que acomoda tabiques unos metros más adelante –pero el número es difícil saberlo, no hay número oficiales. ¿Pues a quién busca?

–A Juan Rosendo Tapia Flores.

–Ah, es la casa de allá. Esa, la que tiene la reja (una malla ciclónica) esa en la entrada.

Pero en la casa roja al fondo del terreno, que se observa desde la malla, no hay nadie. Nadie responde a los llamados. Nadie atiende. Como tampoco se atendió la solicitud de entrevista que se hizo al taller mecánico.

Documentos consultados

  • Recurso de revisión número de expediente 23/SFA-06/2010
  • Oficio No DC 2012/2010 emitido por la Secretaría de Finanzas y Administración a una solicitud de información
  • Escritura de fecha 30 de noviembre de 2001 emitida por la notaría Pública no.5 de la ciudad de Puebla, inscrita en el Registro Público de la Propiedad de Puebla con fecha 25 de enero de 2002
  • Recibo del pago de los derechos de la escrituración número de folio 08206 de fecha 30 de noviembre de 2001.
  • Oficio No SGDOPS/DGDUS/SGU/AF/914 del expediente 927/09 emitido por la Secretaría de Gestión Urbana y Obra Pública del ayuntamiento de Puebla.
  • Factura 0007 de fecha 12/oct/2010 del taller Vissa Car
  • Tesis: “Mejorar el servicio al cliente reduciendo tiempos en los servicios del taller Vissa Car” que se presentó el 9 de diciembre de 2005 en la Universidad de las Américas Puebla, como como requisito parcial para obtener el título en “Licenciatura en Ingeniería Industrial con área de manufactura”

Publicado en El Animal Político

Anuncios