Etiquetas

, , , , , , , ,

Ernesto Aroche Aguilar

Emilia Fraijo Navarro, la de las grandes pestañas y la lengua azul, “no debió morir”.

Como tampoco debieron morir los otros 48 menores de edad que perdieron la vida calcinados en el incendio de la guardería ABC. Un incendio que a un año siete meses solo dejó como saldo 49 familias heridas por la perdida de sus hijos, 79 menores más con lesiones severas en algunos casos y ni un solo culpable.

Los nombres se recitan, uno tras otro, y tras cada nombre el grito “no debió morir” se repite 49 veces en las gargantas de decenas de poblanos que se dieron cita en la plancha de zócalo capitalino para acompañar a Abraham Fraijo, padre de Emilia, a Daniel Gersherson, dirigente de la organización no gubernamental Al Consumidor, y a los integrantes del ContingentePue, una organización ciudadana nacida al cobijo de las redes social.

Y el grito no queda ahí, salta a la piel y la eriza, en algunos casos llega hasta los ojos para nublarlos.

“El incendio ocurrió en Hermosillo Sonora, apunta en su momento Misraim Hernández, vocero del @Contingentepue, pero podría suceder acá mañana o pasado. Hace unos días un diario local (Status) daba a conocer que el 95 por ciento de las guarderías subrogadas por el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) no cumplen con las condiciones de seguridad mínimas. Hermosillo geográficamente parece lejos, pero podría no estarlo”.

Pero eso no ha impedido que sigan funcionando ni que el IMSS les retire la concesión del servicio, que les fue entregada por adjudicación directa sin tener siquiera que concursar por la licencia. Una revisión a la base de datos del Seguro Social revela que el contrato les fue renovado a principios de año y tendrá una vigencia hasta el último día de diciembre de 2012, y que la mayoría de estas fueron entregadas a unos cuantos, entre ellos políticos como Emilio Badillo Valseca o familias de alta sociedad como los Aramburu de Tezuitlan o los Fernández Sánchez de Tehuacán.

En la rueda de prensa previa, Misraim Hernández señalaba además que el servicio de las guarderías permitía a unos cuantos ingresos millonarios, de entre 10 y 9 millones de pesos al año por la atención de hasta 400 infantes.

La misma situación que se vivió en Sonora: Marcia Gómez del Campo Tonella, Sandra Lucía Téllez Nieves y Gildardo Urquídez Serrano, los dueños de la Guardería ABC mantienen nexos familiares y políticos con Margarita Zavala Gómez del Campo Calderón y Lourdes Laborín Gómez de Bours, esposas de Felipe Calderón y Eduardo Bours Castelo.

Pero la red de protección es mucho más amplia: Urquídez Serrano es coordinador de fiscalización del PRI Sonora, coordinador de enlace empresarial de la campaña de Alfonso Elías Serrano candidato al Gobierno de Sonora por el PRI. Urquidez Serrano es primo de Alfonso Elías. Sandra Téllez es hermana de la esposa de Gildardo Urquidez Serrano y es esposa del actual subsecretario de ganadería estatal Alfonso Escalante Hoeffer. Escalante Hoeffer es cuñado de Ricardo Mazón, compadre de Eduardo Bours Castelo.

El cambio de gobierno en Sonora, que pasó del priismo de Bours al panismo de Padrés no ha significado hasta el momento atisbo alguno de justicia.

Abraham Fraijo lo explica: “Abel Murrieta, el procurador del estado y uno de los principales encubridores del tema sigue ahí, no lo han cambiado a pesar de que Guillermo Padrés se comprometió a que el 13 de septiembre –fecha en tomó posesión como gobernador del estado–, se iba a hacer justicia en el caso de la Guardería ABC. Palabras de candidato.

“En una reunión que sostuvimos con él le cuestioné sobre Abel Murrieta y su promesa. Su respuesta me dejó helado, me dijo que el tenía mejor conocimiento y nexos con el narcotráfico y que por eso Hermosillo estaba tranquilo”.

Juan Molinar Horcacitas ni Daniel Karam, subdirector y director del IMSS respectivamente, tampoco han sido castigados.

***

Cerca de las 4 de las tarde la ofrenda a las 49 víctimas del incendio se levanta. Pero la gente no ha dejado de pasar deteniéndose frente a ella para escuchar los fragmentos del libro que el periodista Diego Osorno escribió sobre la historia que 5 de junio les arrancó a varias familias su futuro y que los integrantes del @Contingentepue leen pausadamente. La tarde a lo lejos comienza a morir, la celebración de muertos en Puebla, también.

Protesta social y la Santa Muerte en la celebración de muertos en Puebla

Ernesto Aroche Aguilar

La celebración de los muertos en Puebla tuvo el color de la protesta social, las ofrendas que se montaron en el zócalo capitalino lo mismo sirvieron para recordar a los niños que fallecieron en el incendio de la guardería ABC que para protestar por los muertos de la guerra del narco y las masacres de migrantes o los ancianos que han perdido la vida luego del fraude Sitma-Invergroup.

Pero también fueron el marco para los devotos de la Santa Muerte salieran a las calles con sus imágenes y figuras en hombros en una procesión encabezada por Arnulfo Cerezo Sandoval, guardián del primer templo de ese culto instalado en Puebla, y conformada por una centena de fieles y poco más de 15 vehículos.

La fiesta de los muertos, que en Puebla tiene dos de sus epicentros más representativos en la localidad de Huaquechula, famosa por sus ofrendas monumentales que llegan a costar hasta 50 mil pesos, y en municipio de Atlixco con su desfile de calaveras, pelea terreno contra la celebración anglosajona de Halloween.

En el corazón de la ciudad, que se abrió para recibir más de 40 ofrendas y un puñado de esculturas dedicadas a la muerte y a los muertos, no es difícil observar a vampiros, hombres lobo y asesinos en serie caminando por las baldosas, algunos en ese sincretismo infantil que no conoce de fronteras pidiendo “su calaverita”, otros solo por el placer de tan sólo por un día transmutar en personaje del reino de las sombras.

En contraste, algunas de las ofrendas que se levantan aún en el zócalo apostaron por la reelaboración de las ofrendas prehispánicas, lejanas incluso de la parafernalia católica. Otras en cambio aprovecharon el espacio para lanzar desde ahí una llamada de atención por los problemas de violencia e impunidad que vive el país.

Ejemplo de ello, son las ofrendas a los 72 migrantes asesinados por el narco o las dos ofrendas que se levantaron para recordar a los 41 menores que fallecieron en el incendio de la guardería ABC. En este último caso hoy habrá una guardia de honor en memoria de los paqueños en la que participará Abraham Fraijo, papá de unas de las víctimas, y activistas como Daniel Gershenson.

Exigiendo justicia y la reposición de sus capitales perdidos algunos de los afectados por el fraude de las casas de inversión inmobiliaria Sitma e Invergroup también levantaron una ofrenda para recordar a la docena de personas han perdido la vida por complicaciones de salud producto de ese fraude.

Anuncios