Etiquetas

, , , , , , , , ,

Ernesto Aroche Aguilar

En 2009, en plena crisis económica, el gobierno del estado gastó más de 8 millones de pesos en vehículos de lujo, incluidos entre ellos una camioneta Lincoln Navigator cuyo precio de lista supera actualmente los 800 mil pesos y dos Jeeps Grand Cherokee con asientos de piel que superan el medio millón.

De acuerdo con la información proporcionada por la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA) a una solicitud de información presentada por la reportera Kara Castillo, durante todo el año pasado se adquirieron 188 vehículos y si bien en su mayoría se trata de autotransporte de carga y trabajo, al menos 30 de ellos pueden considerarse de lujo por su precio y prestaciones.

Llama la atención que gran parte de los vehículos de lujo que se han comprado en la actual administración se hayan asignado justamente a la dependencia encargada de manejar los recursos económicos en la entidad.

Aunque no es la única, en el último año fueron tres las dependencias, Finanzas, Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SMNR) y la Contraloría del estado (Sedecap) y el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) en donde se concentraron los vehículos de mayor costo adquiridos durante el 2009.

La repartición

Obligados por la Comisión de Acceso a la Información Pública (CAIP), la SFA informó a principios del año pasado que la dependencia a su cargo tenía en el 2007 siete vehículos de lujo a su cargo: una camioneta Chevrolet Equinox –cuyo precio oscila entre los 280 mil y los 316 mil pesos— una Volvo XC 90 –su valor de mercado arranca en los 53 mil 600 dólares— tres Trail Blazer –con un costo que va los 30 mil a los 37 mil 900 dólares— y dos camionetas Durango –por las que se pagan por lo menos 28 mil 135 dólares–.

De los modelos solicitados y cuya información fue entregada a regañadientes, dos camionetas Durango modelo 2007 están a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), y la décima, una Honda CVR –su precio oscila entre los 264 mil y los 318 pesos-, está asignada a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Llama la atención los precios preferenciales que ha logrado el gobierno del estado pues la SFA informó que el gasto por las 10 camionetas de lujo, cuyos costos pueden superar en algunos casos hasta el medio millón de pesos, apenas se pagaron 2 millones 938 mil pesos, es decir en promedio menos de 300 mil pesos por unidad.

La Secretaría de Finanzas también informó que los proveedores de dichas unidades, sin especificar quién vendió qué, son H. Peregrina de Puebla SA de CV, que representan Sergio Peregrina Carpinteiro y Francisco Ramírez Cano; Automotriz Reyes Huerta SA de CV; Angelópolis Vehículos SA de CV, distribuidores de Honda en Puebla; y Mygsa SA de CV, la empresa distribuidora de Volvo.

En 2009, otros 11

En el año de la crisis, Finanzas se hizo de otros siete vehículos de lujo: una Suburban 4×2, cuyo precio no es menor a los 585 mil pesos; tres jeeps, dos Grand Cherokee Limited 4×4 con transmisión automática, asientos de lujo con piel y sistema manos libres por la que se pagan no menos de 584 mil 900 pesos, y una Liberty de 334 mil; un Bora STD cuyo precio de lista es de 254 mil pesos, una camioneta Eco Sport XLT modelo 2009 transmisión manual que alcanza un costo de 278 mil pesos de acuerdo con datos que pueden ser consultados en la página web de la Ford; y la cereza del pastel, una Lincoln Navigator L 4×2 para siete pasajeros cuyo precio de lista es de 819 mil 439 pesos.

El Tribunal Superior de Justicia se hizo con tres vehículos cuyos costos rondan el medio millón de pesos, todos marca Honda, una Odyssey EXL –la versión intermedia— por la que se piden 476 mil pesos; un Pilot LX de 444 mil pesos, y una CVR-LX de 301 mil pesos.

A la Secretaría del Medio Ambiente se le entregó un Civic Hibrid que produce Honda cuyo precio arranca en los 332 mil pesos.

En tanto que para la Secretaría de Desarrollo Evaluación y Control de la Administración Pública (Sedecap) se compraron 20 vehículos Jetta modelo Europa STD cuyo precio arranca desde los 180 mil pesos, demostrando de paso que hay secretarías de primero y segundo nivel, pues a diferencia de la Contraloría a la Procuraduría del Ciudadano se asignaron en ese mismo año una flotilla de 13 Tsurus, el vehículo utilitario de esa casa armadora de apenas 113 mil pesos.

Facturas en la opacidad

Lo que hasta el momento no se ha podido conocer son las facturas que soporten documentalmente dicho gasto, esto a pesar de que la CAIP exigió a la SFA que ofreciera las copias de las facturas de autos adquiridos en 2009 por el gobierno del estado, donde privilegiara los autos y camionetas de lujo y señalara a qué dependencia pertenecen

Lo único que SFA entregó fue una lista con la marca de los vehículos, el tipo, modelo y la dependencia. El gasto que estas compras implicaban sigue sin revelarse

Anuncios