Etiquetas

, , , , ,

Ernesto Aroche Aguilar

Primero lo golpearon agentes del Instituto Nacional de  Migración (INM), le quitaron dinero, teléfonos celulares y su equipo de filmación con varias decenas de horas de trabajo documental siguiendo un grupo de migrantes centroamericanos que salieron a buscar el sueño americano; después a Irineo Mújica Arzate lo detuvieron policías municipales capitalinos acusándolo de alterar el orden público por  haberse encadenado frente a la estación migratoria para exigir la devolución de sus pertenencias.

Y aunque fue liberado horas más tarde la historia no es nueva para Mújica Arzate, hace dos años, en abril de 2008, logró documentar la violación de dos mujeres centroamericanas, así como la persecución y violenta golpiza de que fueron objeto más de 100 migrantes que viajaban en el ferrocarril, durante un operativo que realizaron en conjunto el INM y la Secretaría de Marina en Las Palmas, Oaxaca.

Robo y golpes

La tarde del viernes un grupo de agentes del INM acompañados por la delegada en Puebla, Rocío Sánchez de La Vega Escalante, de ese organismo federal, también estaban presentes policías federales, según relató Mújica Arzate, detuvieron el tren en donde viajaban un grupo de indocumentados centroamericanos que esperaban llegar al otro lado del río Bravo.

El reportero de origen michoacano pero avecindado en los Estados Unidos viajaba con ellos para documentar el viaje migratorio de los centroamericanos y las vejaciones de que son objeto en ese trayecto.

La puerta del vagón donde viajaban fue abierta de golpe, cuando el tren se encontraba en las inmediaciones de la comunidad de Antonio Xicotenco, en el municipio de Soltepec, Irineo tomó su cámara y comenzó a grabar. Al darse cuenta los agentes de migración que estaban siendo filmados saltaron sobre el reportero: ¡apaga eso! fue la orden que no fue acatada, luego vinieron los golpes, el arrebato del equipo de filmación, unos teléfonos celulares y dinero, casi 10 mil pesos.

Cuando finalmente los agentes del INM dejaron a Irineo este se dirigió a Rocío Sánchez de La Vega, la delegada para acusar la agresión, que se había perpetrado en un vado fuera de los ojos de migrantes y funcionaria, y pedir le devolvieron su equipo y lo confiscado. La petición, aunque fue escuchada por la funcionaria y a su vez ordenada a los agentes, no fue cumplida.

Horas más tarde la Secretaría de Gobernación federal, enviaba un boletín asegurando que Mújica Arzate, “dijo ser reportero e instaba a los migrantes a no abandonar el tren provocándolos a que agredieran a las autoridades con el propósito de fundamentar una investigación periodística”. Se reportaba también 12 salvadores “sin papeles” detenidos.

Encadenado

Irineo y su acompañante, Juan de Dios García Davish, fotógrafo de profesión, se trasladaron para Puebla, esto ya el sábado, para comenzar una huelga de hambre frente a las instalaciones de la estación migratoria local encadenándose a un poste.

Unas horas bastaron para incomodar, pues un grupo de policías municipales se presentaron en el inmueble de la colonia Chapultepec, cortaron las cadenas y se llevaron a rastras al periodista para presentarlo ante el agente del Ministerio Público de la zona oriente. El delito según los uniformados: alteración del orden público, aunque antes de presentarlo lo pasearon por un par de horas por la ciudad y de paso le quitaron cerca de tres mil pesos que le acababan de enviar desde los Estados Unidos.

Pero nada pasó. Funcionarios de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos envidados por Fernando Batista Jiménez, quinto visitador del organismo se presentaron para documentar la situación y abrir una investigación al respecto. Irineo fue liberado sin que se le aplicara multa alguna.

A la mañana siguiente, Irineo estaba de nuevo encadenado al frente de las oficinas del INM ubicadas en la carretera federal a Tehuacan para continuar con su protesta. Junto con él llegaron algunas pancartas: “México es el Arizona de centroamérica”.

“Lo que quiero es que me devuelvan el equipo, pero también que se señale responsables de la agresión y del robo y se les castigue”.

Horas más tarde cinco o seis patrullas de la policía municipal se estacionaron nuevamente  frente al inmueble de migración. Agente de seguridad, pero también integrantes del cuerpo antimotines comenzaron a intimidar a Irineo y a Juan de Dios, aunque la presencia de reporteros locales en el lugar impidió que fuera detenido nuevamente, al cierre de la edición Mújica Arzate seguía esperando respuesta a su exigencia.

Otras notas sobre el tema:

No claudicaré: Irineo Mújica (El Universal)

“México, es la Arizona de Centroamérica” (Intolerancia Diario)

Anuncios