Etiquetas

, , , , , , ,

Tomada del diario Intolerancia

Ernesto Aroche Aguilar

Para la convergente Carolina O’Farrill, el priista Carlos Barragán Amador, la perredista Irma Ramos y el panalista Gustavo Espinosa un salario diario de 3 mil 651 pesos diarios no es suficiente estímulo para cumplir con su trabajo de diputados locales. Las faltas que acumulan desde enero de 2008, cuando tomaron posesión del cargo, a la fecha equivalen a ausentarse entre seis y siete meses a todas las sesiones del pleno.

Ausencias que no les han sido descontadas de sus abultados salarios a pesar de que el reglamento interior del Congreso sanciona esas faltas.

El artículo 6 del marco normativo establece qué “los Diputados que no concurran a las Sesiones del Pleno del Congreso y, en su caso a las de la Comisión Permanente sin causa justificada, no tendrán derecho a recibir la dieta correspondiente. El descuento se hará por el día de la falta”.

La Dirección General de Coordinación Administrativa reconoció a mediados del año pasado –mediante el oficio DGCA/120/2009– que ni en la actual ni en la legislatura pasada se aplicaron los descuentos correspondientes.

“En atención y respuesta (…) en el que solicita información sobre el monto del descuento aplicado anual a los diputados faltistas de la LVI y LVII Legislaturas, así como copia de los documentos en donde se informe a los diputados el descuento aplicado y la firma de conformidad de los mismos, lo anterior basado en el Artículo 6 del Reglamento Interior del Honorable Congreso del Estado Libre y Soberano de Puebla, me permito comentarle que en la anterior y actual Legislaturas, el descuento por dicho concepto es cero”.

Con el poder de mi firma

 Ser seleccionado diputado local asegura durante tres años un pago de salario entre Dieta, Apoyo parlamentario, Compensaciones, y Cuenta de ahorro de 109 mil 554 pesos, más vales de gasolina por más de mil pesos, según dio a conocer a finales del 2008 el portal de noticias e-Consulta.

Son tres en donde además reciben un aguinaldo de 46 días, cartera abierta para el pago de desayunos y comidas en restaurantes, una bolsa económica para viajes y un seguro de gastos médicos mayores.

Estos beneficios les permiten pagar comidas de 25 mil pesos sin que sus ingresos se vean disminuidos un solo peso, pues el cargo se hace a cuenta del erario.

El martes 15 de enero de 2008 los 41 diputados que integran la 57 legislatura entraban en funciones recibiendo al gobernador del estado para la lectura de su tercer informe de gobierno, era la primera ceremonia oficial del primero periodo ordinario de sesiones del primer año de trabajo.

A la semana siguiente, el lunes 21 de enero los diputados se regalaron comidas y desayunos en el restaurante del Hotel Condado Plaza, con un costo de 2 mil 882 pesos; el restaurante del Hotel NH, en donde se pagaron 4 mil 41 pesos; una visita a las Villas Arqueológicas en donde se gastaron 4 mil 124 pesos y unos cafés en el hotel Camino Real, con una cuenta de apenas 910 pesos.

En total ese día el Congreso tuvo que pagar 13 mil 893 pesos en alimentos para los diputados, el ingreso mensual de 10 familias que viven con el salario mínimo que se registra para el estado.

Los diputados se regalaron 10 días después una gran comilona en el restaurante del Hotel Camino Real, en donde se pagaron 25 mil 791 pesos. Suponiendo que a dicho encuentro hubieran acudido los 41 diputados que integran la 57 legislatura el gasto por persona supera los 629 pesos, es decir el 40 por ciento del salario mínimo mensual.

Tres fueron los lugares favoritos de los legisladores durante su primer año de trabajo, el restaurante del Hotel NH, en donde se gastaron 54 mil 62 pesos en 15 visitas; La Casa de los Muñecos con 51 mil 694 pesos en 10 visitas; y el restaurante del Hotel Camino Real.

Los legisladores no han evitado consentirse visitando lugares de moda en ese año, como cuando se regalaron un par de reuniones en el restaurante del hotel La Purificadora, pagando en cada visita un promedio de 9 mil pesos.

Reuniones irregulares, según explicaba en aquel entonces José Manuel Pérez Vega, diputado por el Partido del Trabajo. El petista aseguró a este reportero a principios del año pasado que los acuerdos tomados “en medio de vinos y quesos” y fuera de las instalaciones del Congreso local carecen de la validez jurídica.

“Esas reuniones no tienen validez y socava al poder legislativo, porque si se cita alguien a una reunión de comisiones lo que diga queda grabado, en cambio lo que se acuerde y lo que se responda en un restaurante no tiene validez jurídica, si lo citas a tomar un café no tiene validez jurídica, en cambio en el Congreso se cita mediante un oficio, hay un protocolo y sobre todo se trata de una reunión oficial”.

De nada sirvió entonces que Pepe Momoxpan, como también se le conoce a ese legislador, pidiera a sus compañeros que se moderaran con ese gasto.

“Ellos (los diputados) siguen en eso, hace unos días metí el punto acuerdo y me lo rechazaron, en el punto pedía se aplicara austeridad en el gasto legislativo, que no hubiera aumento de salario para los diputados y ahí también puse que no tenían por qué salir a hacer las reuniones fuera de las instalaciones, a menos que sea una cosa muy necesaria, porque ya lo agarraron de costumbre, pero me la rechazaron”.

Y el rechazo fue por unanimidad.

Con permiso para faltar

El reglamento interior del Congreso del estado sólo sanciona las faltas injustificadas, que son casi todas las que se reporta en la página web oficial. Lo que no se dice es que para la justificación de la ausencia basta un telefonazo de último minuto y tal vez, sólo tal vez, un escrito que puede ser entregado días después.

Trabajadores del Congreso lo reconocen extraoficialmente que basta una llamada de último minuto para justificar la ausencia, y una solicitud de información sobre el particular lo pone de relieve.

El 7 de abril la Secretaria General del Congreso respondía a la petición de entregar copias de los “documentos presentados, cartas, memos, comunicados o cualquier otro tipo de soporte físico mediante el cual (los legisladores) justifiques sus faltas….” reconociendo que estos no siempre se entregan.

“Me permito informarle que algunos comunicados obran en los expedientes de las Sesiones correspondientes, en su caso”. El resto nunca se presentó o al parecer no fue necesario.

Los faltistas (I)

Uno de los cubículos que más tiempo permanece vacio o incluso cerrado es el que ocupa Carolina O’Farrill Tapia. Lo dicen los trabajadores del Congreso que están ahí de lunes a viernes. La afirmación no es gratuita, la convergente ha acumulado 40 faltas en los dos años y tres  meses que lleva como legisladora plurinominal.

En su primer año de trabajo O’Farrill Tapia dejo de asistir en cuatro ocasiones a las sesiones del pleno: el 3 de marzo, el 14 y el 28 de octubre (mes en el que arranca el tercer periodo de sesiones ordinarias la mujer además llegó con retardo a la sesión del 21) y el 16 de diciembre.

Ese día Carolina decidió junto con los priistas Carlos Barragán Amador, Jorge Ruiz Romero y el petista Manuel Fernández García adelantar sus vacaciones, la sesión de la comisión permanente a la que dejaron de asistir los cuatro legisladores era la última del año.

Pero si las faltas a las sesiones plenarias son a considerarse pues representan prácticamente un mes de trabajo, sus ausencias a comisiones son de antología. La diputada sumó 11 inasistencias, nueve justificadas, cuatro sin justificar. En total el congreso del estado reporta 17 ausencias para la susodicha.

Ese año Carolina compartió con el representante de Tetela de Ocampo el primer lugar en faltas. El priista José Lorenzo Rivera Sosa dejó de asistir en 3 ocasiones a las sesiones plenarias, y en 14 a sus comisiones.

Lorenzo Rivera repartió 14 ausencias, diez justificadas, cuatro sin justificar entre las comisiones de Asuntos Indígenas de la que es secretario, de Desarrollo Rural, de Educación Cultura y Deporte, de Hacienda Pública y Patrimonio Estatal y Municipal, de Comunicaciones y Transportes, de Trabajo, Competitividad y Previsión Social; y los comités de Informática y de Gestoría y Quejas.

Ese año, Carlos Barragan Amador, Gustavo Espinosa Vázquez e Irma Ramos, miembros del club de los faltistas sumaron en total, 10, 10 y 9 inasistencias respectivamente.

Los faltistas (II)

Para 2009 aunque la lista no varió si hubo movimientos en los primeros lugar y las ausencias se dispararon.

Irma Ramos, la diputada perredista que hizo bandera del caso de los niños de Hueytlalpan que fueron obligados a desnudarse durante un rodeo, faltó en 21 ocasiones, solo una de ellas a la sesión plenaria, las otras 20 se reportan en las reuniones de las comisiones y comités a los que pertenece.

Ese año el rey de las ausencias a las reuniones más importantes de cada legislatura fue el priista que hoy busca por segunda ocasión la presidencia del municipio de Xicotepec de Juárez.

El polémico priista que llegaba al Congreso del estado en camionetas de lujo –una Ford F 250 Lariat Super Duty de importación, cuyo costo rebasa los 750 mil pesos— se permitió faltar en 19 ocasiones, 11 de ellas a las sesiones que casi cada jueves de llevan a cabo en el palacio morisco que alberga al Congreso del estado, prácticamente dos meses de reuniones. Las otras ocho faltas se registran en comisiones.

En ese periodo Carolina O’Farrill redujo a 16 sus faltas, cuatro de ellas a las sesiones de los jueves, el resto a las reuniones de comisión.  

En tanto que Gustavo Espinosa, el legislador emanado de las filas del Partido Nueva Alianza (Panal) también registró en ese año 16 faltas, aunque sus ausencias fueron más notorias en las sesiones del pleno pues se ausentó en seis ocasiones, las otras diez se registraron en comisiones.

Faltistas (III)

En los tres primeros meses de 2010 Carolina O’Farrill Tapia, la única diputada que el partido Convergencia logró colocar en el Congreso local, encabeza la lista de los legisladores más faltistas.

En ese periodo, la convergente recuperó la posición que perdió en el 2009, y tras de ella está el priista Carlos Barragán Amador, y empatados en el tercer lugar por el número de sus faltas –repartidas entre sesiones plenarias y reuniones de las comisiones y comités a los que pertenecen—están los priístas Carlos González de la Calleja y Gudelia Tapia Vargas y la perredista Irma Ramos Galindo.

Pero, aunque Carolina O’Farril es la legisladora que con siete faltas acumula el mayor número de ausencias registradas en los primeros tres meses de este año –el primer periodo de sesiones de los tres en que se divide el año legislativo—, es Carlos Barragán Amador a quien podría aplicársele el término del peor legislador de ese periodo.

Y es el peor porque a diferencia de la convergente que en este año concentra todas sus faltas en reuniones de las comisiones a las que pertenece, el priista dejó de acudir en cuatro ocasiones de las 14 sesiones ordinarias que registró el pleno legislativo en el primero periodo de 2010.

Esto significa que Barragán Amador faltó a una de cada 3 de las sesiones más importantes del trabajo legislativo pues es ahí en donde se da la aprobación o negativa final de las leyes y dictámenes que previamente se discutieron.

Las otras dos ausencias que reporta el político serrano se registran en las comisiones a las que perteneció hasta el 11 de marzo, fecha en que pidió licencia.

En los dos años tres meses que Barragan Amador ocupó una curul como representante popular registró 18 faltas al pleno, prácticamente todo un periodo de sesiones, de los tres en los que se divide el año legislativo.

En tanto los priístas González de la Calleja, Tapia Vargas y la perredista Irma Ramos distribuyeron mejor sus faltas, repartiéndolas entre el pleno y las reuniones de comité. Sin que las fechas necesariamente coincidan los tres legisladores dejaron de acudir en tres ocasiones a las sesiones del pleno y otras dos a sus comisiones.

Por su parte, Carolina O’Farrill, la diputada más faltista, concentró sus ausencias laborales en las reuniones de las diversas comisiones y comités a los que pertenece.

El 11 de febrero la convergente dejó esperando a sus compañeros de la “Comisión especial de apoyo a los festejos del bicentenario” omisión especial, entre el 16 y el 17 del mismo mes haría los mismo con sus compañeros de las comisiones de “Equidad y género” y de “Salud y grupos con capacidad diferenciada”.

En marzo 1, 3, 8 y 9, O’Farrill Tapia dejaría sin ocupar la silla en las reuniones de la “Comisión de equidad y género”, las comisiones unidas de “Gobernación y puntos constitucionales” y “Salud y grupos con capacidad diferenciada”, así como los encuentros de los comités de “Asuntos editoriales” y “Comunicación Social”.

 

Los que acumulan faltas sin justificar

De acuerdo con el reglamento las faltas justificadas no son objeto de descuentos, las que no se justifiquen sí, y el listado de asistencia que es posible consultar en la página electrónica del congreso reconoce que en 2008 los siguientes legisladores faltaron a sus reuniones de comisiones:

Luis Alberto Arriaga              1

Gustavo Espinosa                  1

Manuel García Fernández      1

Rocío García Olmedo                        3

Janet Gonzáles Tostado         1

Jaime Hernández Ruiz           1

Víctor Huerta Morales           1

Melitón Lozano Pérez            3

Enrique Marín Torres             1

Carlos Martínez Amador       1

Carolina O’Farrill                   3

José Manuel Pérez Vega        1

Leonor Popocatl                     1

Irma Ramos Galindo              2

José Lorenzo Rivera Pérez     4

Gudelia Tapia Vargas            3

Avelino Toxqui Toxqui          1

Para 2009 y lo que va de 2010, todas las faltas han sido justificadas.

(((TABLAS)))

Los 5 diputados + faltistas

Partido                        Diputado        Número de faltas por año      Total

                                                           2008    2009    2010

PC       Carolina O’Farrill Tapia         17        16        7          40

PRI     Carlos Barragan Amador       10        20        6          36

PRD    Irma Ramos Galindo              9          21        5          35

Panal   Gustavo Espinosa Vázquez   13        16        4          33

PRI     José Lorenzo Rivera Sosa      17        10        3          30

 

Los 5 diputados (-) faltistas

Partido                        Diputado        Número de faltas por año      Total

                                                           2008    2009    2010

PAN    Enrique Guevara Montiel       0          0          0          0

PRI     Angélica Hernández Hdz.     0          1          0          1

PT       José Manuel Pérez Vega        2          0          0          2

PRI     Otón Bailleres Carriles           0          3          0          3

PRI     Humberto Aguilar Viveros    0          3          0          3

Anuncios