Etiquetas

, , , , , , , ,

TerranovaErnesto Aroche Aguilar | El Columnista

Terranova, uno de los desarrollos inmobiliarios que Sitma usa de parapeto para mostrar solidez en las inversiones es tan sólo un terreno baldío que carece de permisos de construcción y está ubicado a un costado del relleno sanitario de Calpan.

Jorge Ramos | El columnista

Jorge Ramos | El Columinista

El anuncio, que puede leerse en la página web de la compañía que opera sin permisos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), asegura que se trata de un complejo habitacional que está en construcción y “que constará de fraccionamientos privados construidos sobre 87.5 hectáreas de terreno”.
La tarde del miércoles en una breve rueda de prensa Sergio Torres Manzano, director de mercadotecnia del grupo inmobiliario aseguraba lo siguiente:

“En Sitma nos congratulamos al afirmar que desde hace dos décadas de servicio y desarrollo de proyectos de alta plusvalía comprobada, como Terranova en la ciudad de Puebla, Atria Juriquilla en Queretaro, hemos dado respaldo a la confianza de nuestros clientes, cumpliendo así con sus expectativas y nuestra responsabilidad con ellos”.

En el mismo encuentro con los representantes de los medios de comunicación el ejecutivo de Sitma aseguró que Terranova era su nuevo proyecto y estaban a punto de lanzarlo al mercado.

Otro anuncio más, este publicado en las páginas de esas revistas que celebran la vida de opulencia en la capital poblana, asegura que el fraccionamiento Terranova “se conforma por una reserva territorial de más de 100 hectáreas”.

Pero Terranova no existe, no es más que un terreno ubicado a 35 kilómetros de la capital poblana aproximadamente, que aún conserva los surcos de siembra y algunos árboles a la distancia, sin anunció alguno o señalización que permita entender que una vez que se pisa el kilometro 6 + 300 de la vía que lleva de San Pedro Cholula a la cabeza municipal se está sobre una propiedad de Sitma.

La única referencia son los trabajadores del relleno sanitario municipal, que comparten la colindancia con ese espacio que algún día tal vez albergará a ese gran fraccionamiento privado, o los vigilantes del “Parque Funerario Asís” testigos de que hace un par de años de cómo se delimitó con alambre de púas y postes blancos ese terreno que hoy sólo ve pasar el tiempo.

Sólo un 65 por ciento

De acuerdo con el secretario general del ayuntamiento de San Andrés Calpan, José Antonio Castellanos, la empresa sólo ha podido adquirir poco más del 65 por ciento de las 100 hectáreas que comprenden el proyecto y carecen de los permisos necesarios para construir.

Las 68 hectáreas, pagadas a 20 pesos el metro aproximadamente, fueron adquiridas en el trienio pasado, y fue también el cabildo anterior quien aprobó el cambio de uso de suelo de zona de agrícola a urbana. Ese es el único trámite que tienen liberado hasta el momento la empresa de Leonardo Tiro Moranchel.

“Ha habido acercamiento entre este ayuntamiento y Sitma, ya compraron casi el 60 por ciento de las 100 hectáreas que pretenden ocupar, pero no hemos llegado a ningún acuerdo todavía. Tendrían que tramitarse los permisos, se pactaron algunas cosas en la administración pasada, entre ellas el apoyo de hasta un millón de pesos para la construcción de un nuevo palacio municipal, pero nada se ha cumplido, el desarrollo de Sitma está en veremos”.

El problema, explica el funcionario municipal es que “hay mucho rechazo de la gente, hay un sentimiento fuerte entre la población de proteger la tierra y el agua, entonces como que se ha politizado un poco el asunto, por ello no nos hemos comprometido en nada como administración. El rechazo de la gente en estos momentos no obliga a repensar muy bien las posibles autorizaciones y analizar a profundidad, tenemos que asegurar la gobernabilidad del municipio primero que nada”.

Además, y de acuerdo con el funcionario la distancia que existe entre la cabecera municipal y los terrenos —más de 8 kilómetros entre uno y otro— obliga a Sitma a generar toda la infraestructura necesaria para hacer habitable la zona.

El plan de desarrollo urbano municipal sustentable exige la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales pues sería prácticamente más costoso conectarse a la red de drenaje municipal, además tendrían que gestionarse permisos para la construcción de un pozo de agua potable y perforar el pozo.

“En Calpan a veces no tenemos el agua suficiente para atender las necesidades locales, mucho menos pensaríamos en ofrecer ese servicio hasta allá”.

Además “tendrían que tener los permisos de construcción, alineamiento, en fin todos los permisos que implica la construcción de obra”.

Por si fuera poco, el terreno colinda con el relleno sanitario municipal, por lo que sería necesario contar con un espacio para el amortiguamiento ambiental a riesgo de que no hacerlo podría provocar problemas de salud.

“No hemos mentido a nuestros clientes, todos ellos saben que somos un grupo inmobiliario y que se han beneficiado a través de nuestros desarrollos inmobiliarios.

“En Sitma nos congratulamos al afirmar que desde hace dos décadas de servicio y desarrollo de proyectos de alta plusvalía comprobada, como Terranova en la ciudad de Puebla, Atria Juriquilla en Queretaro, hemos dado respaldo a la confianza de nuestros clientes, cumpliendo así con sus expectativas y nuestra responsabilidad con ellos.

“Actualmente Sitma desarrolla importantes proyectos y tiene una reserva territorial importante en la cual va a desarrollar muchos proyectos inmobiliarios que van a satisfacer las necesidades de todos los clientes que forman parte de este proyecto”.

Sergio Manuel Torres Manzano, director de mercadotecnia de Sitma

Rueda de prensa miércoles 10 de junio de 2009

Anuncios