Etiquetas

, , , , , , ,

Ernesto Aroche Aguilar

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) reveló que Grupo Sitma, empresa de inversión inmobiliaria, opera sin permisos y que no forma parte del sistema financiero mexicano, lo que coloca en un alto riesgo las inversiones que esa compañía ha captado en todo el país.

Al tiempo que dio a conocer que esa empresa no cuenta con la autorización para “captar recursos del público mediante la celebración de operaciones de depósito, préstamo, crédito, mutuo o cualquier otra operación que implique la obligación de devolver el importe de dichos recursos”.

Por si fuera poco el presidente en Puebla de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), José Luis Piñeiro de la Fuente, reconoció en entrevista que la oferta de intereses de compañías de inversión como la señalada, que supera el 30 por ciento en un plazo a 18 meses, resulta muy riesgosa pues promete niveles de rendimiento que los desarrollos inmobiliarios no consiguen.

Y apuntó: “No hemos querido hacer nada con ellos por el esquema que traen como piramidal, que puede llegar a provocar algún problema a los inversionistas”.

Esta no es la primera vez que el empresario reconoce que los resultados financieros que se obtienen del mercado inmobiliario difícilmente alcanzan la oferta de “Construcciones Mauri” –razón social con que se mueve Grupo Sitma– entrevistado en el portal Balance Financiero en marzo pasado aseguraba que “los desarrollos inmobiliarios pagan normalmente entre el 10 y 13 por ciento de utilidad, sobre el proyecto completo. Si se ofrece una tasa mayor se corre el riesgo”.

Asesores financieros consultados por El Columnista también rechazaron que tasas de rendimiento como las ofrecidas por Sitma pudieran cumplirse en estos momentos, aún cuando se decidiera por invertir en la bolsa de valores, una de las herramientas financieras que ofrecen generalmente las tasas más altas, pero también los mayores riesgos.

Entrevistada a mediados del año pasado la vicepresidente de delegaciones de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), María Isabel Velasco Ramos, señalaba también que cualquier fondo de inversión e instrumento financiero que ofrezca rendimientos superiores al 13 por ciento debe ser puesto en duda de inmediato.

En aquella ocasión la funcionaria explicaba que la media en tasas de rendimientos va del 7 al 13 por ciento, “en el mejor de los casos”, pero no más allá de eso, por lo cual, promesas que superen esa media deben “disparar las alertas de los usuarios”.

30 por ciento

–¿Hola, soy Issac, asesor financiero en Sitma, en que podemos ayudarle?

La voz del otro lado del teléfono evidencia a un hombre joven que tiene todas las respuestas en la mano sin importar la pregunta del interesado en conocer los servicios de Stima.

–Somos una sociedad inmobiliaria y de servicios, nuestra actividad consiste en la compra del terreno, el desarrollo inmobiliario y la comercialización del proyecto, es así como se cumple esta línea de negocios, nuestros socios inversionistas aportan un capital y este capital le va a generando una utilidad mensual o por plazo.

“Tenemos plazos de tres meses, seis meses, 12 meses y 18 meses. Para cada uno de estos plazos manejamos distintas tasas de rendimiento. Por ejemplo, con un plazo de tres meses podría obtener una tasa del 2.7 por ciento, para seis meses es el 6 por ciento, para 12 se puede alcanzar hasta el 18 por ciento, y a 18 meses manejamos una tasa de hasta el 30.7 por ciento, pero son tasas a plazo fijo, no se puede disponer mensualmente de este rendimiento sino hasta que el plazo concluye”.

Los números marean, los porcentajes dan vueltas por todos lados, Issac lo sabe, por eso trata de aterrizar los datos en un número que se atractivo al bolsillo.

–Podríamos ofrecerle, si su inversión es por encima de 50 mil pesos una tasa preferencia del 27 por ciento para disponer del rendimiento mes con mes, en un plazo de 18 meses. Ahora, si lo deja con nosotros a plazo fijo con una tasa del 30.7 por ciento al final de los 18 meses podría obtener 3 mil 7 pesos por cada 10 mil.

Lo que Issac ofrece es duplicar el capital inicial en cinco años, nada mal si se piensa que para lograr lo mismo en un banco habría que esperar fácil 10 años. Pero, ¿será seguro?

–Sí, es cierto que la situación no es la mejor en este momento, pero la demanda de vivienda siempre estará latente, es una de las necesidades básicas, y si llega a disminuir la demanda de vivienda, pero afortunadamente somos también una empresa de servicios, contamos con varias marcas, entre ellas Sitma Entertainment, que se encarga de realizar exposiciones, conciertos, seminarios, conferencias etcétera, tenemos Sitma Protege, una empresa de seguros de vida, autos, médicos, para el retiro… tenemos múltiples líneas de negocios de la cuales vamos obteniendo ingresos.

“A parte durante 20 años se han construido múltiples desarrollos inmobiliarios los cuales se han financiado por Sitma, y pues en este momento se siguen pagando”.

Contrato mercantil

La noticia de que Sitma no es regulada ni reconocida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores no es nueva, lo saben los inversionistas que decidieron llevar sus ahorros a la empresa de marras y preguntaron por ello.

El contrato que se firma con la casa de inversión inmobiliaria es de tipo mercantil y en caso de algún problema nada asegura la recuperación del capital, ni la Condusef ni la Procuraduría Federal del Consumidor tienen potestad alguna para intervenir, solo un juzgado mercantil podría dirimir en el asunto, claro, ello implica el pago de abogados y un proceso jurídico que podría llegar a ser muy largo, como lo asegura el joven del otro lado del 01800 asignado a Sitma:

“No, no somos regulados por la CNBV, pero si estamos registrados en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y en caso de algún pregunta pues podría acudir al poder judicial… pero como le digo, tenemos ya 20 años en el negocio. Hay muchos desarrollos inmobiliarios que faltan por terminarse de pagar, su dinero está seguro”.

Sobra decir que en la SHCP la única respuesta que se obtiene al cuestionar sobre el estatus legal o el registro de la empresa es la sugerencia de acudir al Sistema de Administración Tributaria (SAT).

En la delegación local de la Condusef tampoco es nuevo el dato de la CNBV no reconoce ni autoriza a Sitma para “captar recursos del público ni para llevar a cabo las actividades reservadas para los intermediarios financieros”.

En las oficinas de la delegación explican que los contratos que realizan las empresas de inversión inmobiliaria, como Sitma, se regulan a través de la Ley General de Sociedad Mercantiles, por lo que en caso de alguna anomalía únicamente se puede recurrir al juicio mercantil. La única respuesta que puede ofrecer la Condusef en Puebla es dar consejos a los interesados para que busquen otras posibilidades.

La CNBV alerta

Sitma, Grupo Inmobiliario, no está supervisada por las autoridades financieras nacionales, no es una institución financiera, ni cuenta con la autorización para llevar a cabo actividades reservadas para éstas, entre ellas, la captación de recursos del público.

Sitma no puede captar recursos del público mediante la celebración de operaciones de depósito, préstamo, crédito, mutuo o cualquier otra operación que implique la obligación de devolver el importe de dichos recursos.

Tampoco puede solicitar, ofrecer o promover la obtención de recursos de persona indeterminada o mediante medios masivos de comunicación, ni obtener o solicitar de cualquier persona fondos o recursos de forma habitual o profesional.

Fuente: CNBV

Sitma según Sitma

SITMA nace en el año de 1990 con el nombre de Grupo SITMA.  Inicia con la consignación de terrenos en Puebla, los cuales eran lotificados y vendidos. Esta actividad continuó con excelentes resultados, brindando a los clientes completa satisfacción al cubrir sus necesidades de incrementar su patrimonio a través de la adquisición de alguna propiedad.

El éxito de SITMA en Bienes Raíces fue en continuo ascenso por lo que la confianza de la gente se demostró al depositar en la empresa su capital con la finalidad de obtener una propiedad o un atractivo rendimiento. Este capital sirvió para construir el primer fraccionamiento en Puebla. Esta acción más tarde sería conocida como INVERSIÓN EN BIENES RAÍCES.

Fuente: http://www.grupositma.com.mx

Anuncios