Etiquetas

, , , , , , , , ,

Ernesto Aroche Aguilar

Sin un proyecto ejecutivo, ni un costo estimado y buscando sólo los reflectores nacionales para promocionar a La Célula presentó el pasado viernes el gobernador del estado, Mario Marín Torres, su propuesta que Puebla sea la sede para la nuevas refinería de Pemex

Fechado el 30 de julio pasado el “Estudio de viabilidad para construir una nueva refinería en México” ordenado por la paraestatal para definir posibles sedes no sólo dejó fuera a Puebla como entidad viable, además apuntó a Tula, Hidalgo y Tuxpan, Veracruz como los espacios posibles en donde se podría obtener una mayor rentabilidad al estar ubicados cerca de los mercados de consumo y/o de la materia prima.

Eso no detuvo al mandatario que tras recibir un “espaldarazo” del presidente Calderón entró en la puja ofreciendo el Nodo Intermodal en el que trabaja desde hace varios años su administración para la instalación del nuevo complejo petroquímico que tendrá que entrar en funciones en el 2015.

Aunque la propuesta marinista no tuvo aval en los dos asesores técnicos que buscó el gobierno del estado: la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación y el Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos (IMIQ), quienes en sendos estudios propusieron como sedes San Martín Texmelucán, Venustiano Carranza e incluso Izúcar de Matamoros, pero no consideraron a La Célula.

Con todo ello en contra Marín aprovechó los reflectores nacionales y la pasarela de gobernadores —participaron los representantes de 10 entidades: Campeche, Hidalgo, Michoacán, Tamaulipas, Guanajuato, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz— para promocionar su megaproyecto sexenal.

Sabiendo de antemano, como se mencionaba entre funcionarios de gobierno e incluso entre diputados federales, que incluir al estado en la puja era “atole con el dedo” del gobierno federal.

No hay más que La Célula

Dos terceras partes de los 50 minutos que tuvo a su disposición el mandatario estatal, entre la presentación del proyecto y el espacio para preguntas y respuestas, para hacer del conocimiento público el porqué Puebla debería ser considerara la alternativa para la instalación del nuevo complejo petroquímico que atenderá al Paleocanal de Chicontepec los utilizó para hablar de las ventajas logísticas de La Célula.

La aparente improvisación no pasó inadvertida a los especialistas invitados por Pemex para dictaminar sobre el futuro de la nueva refinería cuando le advirtieron que pretendía montarse sobre redes de ductos que ya se encuentran saturadas, pero sobre todo cuando Carlos Mena Brito, director del Centro Mario Molina, le cuestionó que el espacio propuesto no se había diseñado para ello, y si tenía alguna otra propuesta para poner sobre la mesa.

En su respuesta el gobernador reconoció que La Célula había sido pensada para un fin distinto y que dada la premura para la definición de la sede para la nueva refinería había que pensar en los espacios en los que ya se tiene la certeza jurídica en la posesión de tierras e infraestructura adecuada.

“Para comprar esas mil 200 hectáreas nos llevaron más de un año, de tal manera que yo creo que para el proyecto, para definición, debe ser un terreno que ya se tenga en posesión, en propiedad, y con infraestructura mínima, cuando menos como la que ya tenemos nosotros”.

Las reducidas dimensiones que ofreció el gobierno del estado –640 hectáreas—para la instalación del complejo fue otro de los señalamientos que recibió el gobierno del estado, pues los requerimientos técnicos sobre los que apuntaron los funcionarios de Pemex requieren no menos de 800 hectáreas.

Por su parte el mandatario insistió en su propuesta al señalar que cuenta con las redes carreteras, ferroviarias y áreas para atender las demandas de movilidad, así como con la cercanía con el mayor mercado de consumo para el energético, aunque también reconoció que La Célula enfrenta algunos problemas de tipo medioambiental  con la afectación a unas cactáceas situación que se había minimizado antes.

Sin proyecto ejecutivo

Mario Marín se presentó al foro convocado por Pemex sin un proyecto ejecutivo como tal, sus palabras durante los 25 minutos que duró su exposición fueron acompañados por una simple presentación en Power point.

Presentación que además no fue facilitada a Petróleos Méxicanos (Pemex) para que fuera publicada en el sitio web que se habilitó para eso, y en donde se pueden consultar todas las presentaciones aportadas los otros nueve mandatarios invitados, como se puede observar en el sitio.

Luego en una breve rueda de prensa, Marín Torres incluso reconoció que no cuentan con un estimado sobre el costo tentativo que tendría la instalación de un nuevo complejo petroquímico en la entidad, descargando esa responsabilidad en los especialistas de Pemex.

45 mil empleos entre directos e indirectos generará el proyecto

Entre 1 400 y 1 900 millones de dólares es el costo estimado del proyecto

En 2010 se iniciará la construcción para ponerlo en marcha en el 2015

Anuncios