Etiquetas

, , , ,

Ernesto Aroche Aguilar  

Será hasta enero de 2008 cuando la Corte federal de Miami libere los 11 millones de dólares que le fueron congelados a Casa de Cambio Puebla en aquella ciudad estadounidense a petición de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), bajo la presunción de lavado de dinero, según informó ayer una agencia de noticias. 

Según el comunicado, la DEA obtuvo el permiso de las autoridades judiciales del estado de Florida para mantener congeladas 23 cuentas bancarias sin necesidad de explicar las razones de la medida ni presentar una demanda formal para el decomiso del dinero, recurso que fue reportado desde el pasado 16 de mayo por funcionarios del Banco Wachovia, una de las cuatro instituciones financieras más sólidas en el vecino país.

La información sobre la investigación que se sigue en la corte de Miami sobre el origen y destino de esos recursos se mantiene bajo resguardo y el litigio para liberar el dinero, o por lo menos conocer las causas del embargo, es cada vez más intenso, según explica la nota.

La DEA tenía hasta el 24 de octubre para presentar una demanda formal para pedir el decomiso, pero bastó otra declaración de Terry Franckhauser –el agente federal comisionado para el caso–, para que el juez Ted E. Banstra le otorgara la prórroga de tres meses.

Frank Rubio, abogado del grupo financiero que encabezan Eusebio San Martín y el veracruzano José Antonio Gutiérrez de Velasco, cuya especialidad se basa en delitos de cuello blanco, sostuvo en un documento presentado el pasado 9 de noviembre al solicitar se liberen los fondos retenidos: “las 23 cuentas aseguradas son interbancarias, ¿acaso el gobierno sugiere que hasta el último centavo que pasó por ellas está involucrado?” (sic).

“El banco le mintió inicialmente a la casa de cambio, diciéndole que no podía disponer del dinero por una falla informática. Ahora, Wachovia ya no miente, pero se esconde”, apuntó el abogado ante la Corte.

De los 11 millones de dólares que les fueron congelados a Casa de Cambio Puebla, 5.8 millones eran “cheques en tránsito”; 3.3 millones se le debían a American Express por venta de cheques de viajero, y 1.8 millones eran transferencias a otros bancos.

Por su parte, la fiscal Andrea Hoffman, que lleva el caso en el Departamento de Justicia, le dijo a Rubino que las cuentas están congeladas porque creen que la casa de cambio está involucrada en lavado de dinero, pero hasta el momento no ha proporcionado información adicional.

Y mientras ese caso se sigue en la corte estadunidense, en nuestro país la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) retiró el permiso para operar al grupo financiero, que tenía 14 sucursales en cinco estados del país y el Distrito Federal, y mantiene clausurada la casa matriz ubicada en el número 2706 de la avenida Juárez de esta ciudad.

Como parte de la estrategia seguida para mantener operando algunas de las oficinas del centro cambiario, al menos las establecidas en el estado de Veracruz, se promovió un cambio de razón social; así, las sucursales jarochas de Casa de Cambio Puebla, dirigidas por la familia Gutiérrez de Velasco Hoyos, hoy se cobijan bajo el nombre de Consultoría Internacional Casa de Cambio.

Anuncios