•  Se firmaron  los primeros dos contratos en un programa piloto; sólo Puebla, el estado de México y San Luis Potosí cuentan con él

Ernesto Aroche Aguilar

 

50 por ciento menos de consumo de agua, un ahorro de hasta el 65 por ciento en electricidad, y uso de gas reducido a la estufa pues se cuenta con un calentador solar, ésas son las características de las nuevas casas de interés social que se pretende impulsar desde el Infonavit.

 

De hecho se espera que en lo que resta del año se puedan colocar al menos 500 inmuebles con esas características, adelantó el delegado federal del organismo en Puebla, Felipe de Jesús Mojarro, durante la firma del primer contrato de compraventa de uno de esas casas.

 

Israel Mendoza no oculta su emoción: junto con su esposa embarazada está ahí, en las oficinas del infonavit para signar el contrato que lo hará dueño de una casa que además de las características físicas que pueda tener lleva el agregado del ahorro energético.

 

“Eso fue lo que nos hizo decidirnos —explica el empleado de una compañía distribuidora de huevo—, nos dijeron que en electricidad, gas y agua ahorraremos hasta 200 pesos mensuales. Parece poco, pero no lo es si tomas en cuenta que el sobreprecio de la casa está en 11 mil pesos, en cinco años lo pagamos con lo que se ahorre y a la larga seguiremos con un pago menor, además para como están las cosas es lo menos que podemos hacer”.

 

Su mujer voltea y lo llama con la mirada, es su turno de firmar los papeles, pero Israel sigue fascinado con las miradas y los flashes que ha logrado atraer, no sólo los fotógrafos y los reporteros se muestran interesados en él al ser el primero que oficialmente tendrá una casa de Infonavit ahorradora, los funcionarios del Infonavit y la gente de la constructora se congratulan y sonríen.

 

“La casa la pagaremos a 30 años, aunque ya acordamos que si podemos adelantar pagos lo haremos en menos tiempo. Ahora somos dos y el que viene en camino –comenta al tiempo que voltea a mirar a su mujer, quien le muestra la pluma para que firme–, pero tenemos planes de tener uno más, la parejita, ya sabe”.

 

El trabajador sonríe nuevamente a las cámaras, toma la pluma en sus manos y comienza a firmar los contratos.

 

“En este momento estamos comprometiendo las primeras dos casas”, explica por su parte Felipe de Jesús, el delegado del Infonavit, “pero esperamos llegar a 500 en este año, se trata de un programa piloto que estamos manejando de momento sólo tres estados: el estado de México, San Luis Potosí y Puebla, pero para el próximo año lo lanzaremos en todo el país”.

 

El programa de vivienda ahorradora se está promoviendo desde el organismo con los desarrolladores de vivienda, comenta el funcionario, y para ello se les dará preferencia al pago y a los créditos para la gente de recursos más bajos, pero también a aquéllos que se interesen en comprar las casas ecológicas.

 

“Nuestro trabajo no es normativo, pero creemos que ese tipo de vivienda tendría que ser la norma en el futuro inmediato, por eso invitamos a las autoridades municipales y estatales a trabajar en ello, a establecer lineamientos y normativas para que se trabaje en el ahorro energético”.

Anuncios