Desprestigiado como pocos ante la difusión de sus conversaciones telefónicas con el empresario Kamel Nacif, el gobernador de Puebla, Mario Marín, puso en marcha en abril de 2006 una costosa campaña mediática para tratar de paliar el escándalo, que incluyó la difusión en televisión de más de 5 mil 600 cápsulas del informativo oficial Avances y el pago de al menos mil 700 spots en las estaciones repetidoras de Televisa y Televisión Azteca.
Eso sin contar, por supuesto, con las 15 mil cápsulas transmitidas en al menos 10 radios locales y los 21 millones de pesos erogados para que la entrega de los Premios Oye! se realizara en esta entidad.
Todo un esfuerzo por tratar de contrarrestar los efectos del escándalo, en el que el gobernador de Puebla ha ganado tiempo, después de que la Suprema Corte de Justicia decidió posponer hace unos días la votación sobre el informe que recomendaba hacer juicio político a Marín Marín por haber participado en las acciones para violar las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho.

 

Ernesto Aroche Aguilar

Aunque no se ha detallado por completo cómo se gastaron, el gobernador poblano Mario Marín ha dedicado 184 millones de pesos para publicitar los logros de su gestión –“el trabajo de un gobierno de resultados”– justo durante el periodo en que ha sido severamente cuestionado e incluso sometido a investigación por la Suprema Corte de Justicia por su intervención para violar las garantías y derechos constitucionales de la periodista Lydia Cacho.

Lo que sí se tiene en detalle es al menos una parte del gasto realizado por la Dirección de Comunicación Social del gobierno del estado entre abril de 2006 y enero de 2007, los meses en que los cuestionamientos a Marín Marín se incrementaron luego de que en febrero de 2006 se conociera el contenido de las conversaciones telefónicas entre el gobernador y el empresario textilero Kamel Nacif.

De acuerdo con información entregada por el gobierno estatal en respuesta a una petición de acceso a la información, al menos 36 millones de esos 184 millones de pesos se usaron para la creación y emisión de un informativo radiofónico, televisivo e impreso denominado Avances, apenas tres meses después de que en medios nacionales se escucharon y se leyeron las transcripciones de los diálogos entre Marín y Nacif.

A eso habrá que sumar los 21 millones de pesos que el gobierno del estado destinó a la organización de la ceremonia de entrega de los Premios Oye!, franquicia propiedad de la empresa Televisa.

Este gasto se ha concentrado básicamente en la televisión, a pesar de que el mandatario estatal afirmó al inicio de su administración que no abriría la cartera para “engordar” el bolsillo de los medios de comunicación para que se promoviera su imagen, según declaró en una entrevista con el diario La Jornada de Oriente.

•••

Si alguien ha resultado ganador de la campaña para resaltar los logros de la gestión de Marín sin duda ha sido la televisión. Los canales locales de Televisión Azteca y de Televisa han recibido la mayor parte del presupuesto, según la información recibida.

A través de sus estaciones repetidoras en la entidad se transmitieron 5 mil 649 cápsulas del informativo Avances, producidas entre abril de 2006 y enero de 2007 y por las cuales se pagaron 25.1 millones de pesos.

En el informe desglosado que entregó la oficina de la gubernatura, se observa que Televisa facturó al gobierno estatal la cifra de 7 millones 607 mil pesos por la transmisión de 872 spots del informativo.

A ello hay que sumar los 21 millones de pesos que se destinaron a la realización de la ceremonia de entrega de los Premios Oye!, y que salieron de dos bolsas distintas: una que es manejada directamente la Secretaría de Finanzas y el dinero que se recauda de un gravamen que se aplica a la nómina del sector empresarial.

Esta entrega de premios no dio mayores resultados y fue severamente cuestionado en el estado, pues no provocó una derrama económica significativa –el representante de los hoteleros poblanos señaló que el incremento en la ocupación fue marginal–.

Televisión Azteca obtuvo la mayor tajada del pastel al recibir 17 millones 580 mil pesos por el pago de la transmisión de 857 spots. Además, se ha denunciado que el director corporativo de la filial poblana de esta televisora fue beneficiado con la entrega de la administración del Complejo Cultural Siglo XXI, centro de espectáculos construido por la anterior administración estatal.

Hasta hace algunas semanas, el gobierno de Marín intentó negar la información al asegurar que los estudios técnicos para sustentar la decisión de entregar el complejo a la empresa Azterra que dirige también el director general de Azteca Oriente, Alonso Sandino, no eran de acceso público, argumento que fue desechado por la Comisión de Acceso a la Información Pública (CAIP) al emplazarlos a la entrega de los documentos solicitados.

•••

Parte importante de la campaña de imagen del gobierno del estado fueron las empresas radiofónicas de la entidad. Las 10 estaciones seleccionadas por el gobierno para la transmisión de 16 mil 950 cápsulas.

De las diez empresas una es la que ha concentrado el pago más alto: Grupo Acir Puebla –propiedad de la familia Cañedo Benítez, cuyos integrantes tienen larga cercanía con PRI– entregó a la gubernatura facturas por 2 millones 40 mil pesos.

Por su parte, a los diarios se les pagó un poco más de un millón de pesos por la publicación del informativo en su versión impresa. De los 14 diarios y periódicos seleccionados, sólo tres se mantuvieron como proveedores durante todo el periodo reportado.

El Sol de Puebla ingresó a sus arcas más de 252 mil pesos entre octubre y diciembre de 2006 por 12 inserciones publicitarias del informativo. El diario Síntesis facturó 253 mil 920 pesos. Intolerancia, diario propiedad del empresario Rodrigo López Sainz de Juambelz, recibió 165 mil 600 pesos en los cuatro meses reportados.

Las ganancias obtenidas por Sainz de Juambelz a través de sus empresas de comunicación –al menos dos: el diario Intolerancia y la revista del mismo nombre–, no se limita a los 165 mil 600 pesos producto de la publicación del informativo gubernamental.

El gobierno del estado le encargó, sin licitación de por medio, la impresión de Avances a Gráfica Total SA de CV, propiedad de dicho empresario. Entre mayo y diciembre, la compañía ha maquilado 460 mil ejemplares correspondientes a 10 ediciones de Avances, los primeros tres números de apenas ocho páginas, los últimos con 24. Ello ha reportado a la empresa un millón 465 mil pesos.

El informativo Avances que se edita mensualmente rebosa en sus páginas de imágenes de Mario Marín: Marín poniéndole los zapatos a una anciana en su edición número ocho, saludando a un alumno del bachillerato en el número nueve y entregando un enorme cheque millonario para la tecnificación del campo en la portada del diez.

Puede haber nacido como espacio para promover el trabajo del gobierno, pero terminó convertido en un vehículo publicitario del gobernador. En sus primeros números la presencia apenas se notaba, su imagen o su nombre ocupaban un diez por ciento del espacio y no ocupaba la portada, para el número nueve publicado en la primera quincena de diciembre el porcentaje de presencia superó 45 por ciento y se llevó 80 por ciento de la portada y 100 por ciento de la contraportada.

•••

Aunque el gasto se eleva diez veces por arriba de lo autorizado en el presupuesto 2006, los funcionarios responsables aseguran desconocer cuánto, cómo y en qué se gasta el dinero.

Valentín Meneses, primer vocero estatal y quien manejó la crisis de credibilidad luego de que se difundió la conversación entre Mario Marín y Kamel Nacif, hoy es presidente estatal del PRI y lo único que busca es olvidarse del tema:

“Esa es una página que yo ya doblé, es un capítulo de mi vida que dejé atrás, ahorita estoy metido de tiempo completo en las labores del Revolucionario (sic) y para mí es lo más importante. Lo pasado, pues pasado está”.

–¿Recuerda el presupuesto que manejó en aquel momento?

–No, no tengo la menor idea, si no con muchísimo gusto

El actual director de Comunicación Social del gobierno, Javier Sánchez Galicia, sólo sabe que durante 2006 a la oficina a su cargo le fueron asignados 18 millones 778 mil pesos, cuatro millones más de lo que el Congreso del estado autorizó para el periodo 2005.

“El presupuesto de este año es muy similar al que se ejerció en 2006. El otro día el Secretario de Finanzas hacía la observación de que en materia de difusión era un presupuesto mayor, me parece que daba la cifra de 78 millones o algo así…”.

–En su última comparecencia en el Congreso habló de 184 millones.

–El punto acá es aclarar bien el asunto. Cuál es el presupuesto que yo tengo para la operación y el ejercicio como Dirección de Comunicación.

“Hay una serie de rubros que tienen que ver no necesariamente con la difusión, pero que sí están insertados (sic) en un área de imagen, difusión, de participación ciudadana, que es lo que secretario habría sumado, ¿me explico?”

“El Sistema de Información Gubernamental Avances (SIGA) incluye el periódico, los spots de radio y televisión e incluso algunas cosas en internet. Lo consideramos un sistema de información que de acuerdo al Plan Estatal de Desarrollo se aplica a toda la administración pública, no es sólo para el gobernador y cada una de las dependencias aplica parte de su presupuesto a este tipo de acciones.

“Por eso es que no ejercemos de manera directa. Finanzas concentra el pago de muchas cosas. Algunas cosas no son lo que ustedes ven de manera formal en los medios de comunicación, sino son reuniones de trabajo, otro tipo de cuestiones que no son las periodísticas”.

Pero la Ley del Presupuesto del estado para el 2006 que rige el gasto público sólo contempla a dos dependencias autorizadas en gastar para promoción: la Secretaría de Turismo y la Oficina de la Gubernatura a través de la Dirección de Comunicación Social y Relaciones Públicas.

La suma de los montos autorizados por los legisladores para las dos dependencias no cubre los 184 millones de pesos reconocidos por la Secretaría de Finanzas y Administración.

•••

–¿Entonces serían 180 millones lo que se gastó? –se insiste al funcionario encargado del aparato de promoción de las acciones de gobierno.

–Si esa fue la cifra que manejó la Secretaría de Finanzas, pues yo creo que sí.

Publicado en el número 74 de la revista Eme-Equis

Anuncios