• La gestión de Mario Marín abandonó el consejo de administración y dejó en manos de Manuel Alonso Espinosa el manejo del organismo de microprestamo

Ernesto Aroche Aguilar

La gestión del ex gobernador Melquiades Morales Flores donó 8 millones de pesos para poder capitalizar el Fondo 5 de Mayo (F5M); ello, aunado a la decisión del actual gobierno de dejar el consejo de administración de ese organismo, permitió que se consolidara el proyecto de fusionar el F5M y la Financiera Mercurio, asunto que favoreció al empresario Manuel Alonso, nieto del extinto banquero Manuel Espinosa Yglesias.

Cuestionado sobre el particular Gerardo Pérez Salazar, actual secretario de Finanzas y Administración (SFA), intentó deslindar al gobierno de Mario Marín de la responsabilidad en la fusión del mencionado organismo, aunque al abandonar el consejo de administración el gobierno avaló, de facto, el movimiento financiero, pues de acuerdo con las actas notariales, con la salida del titular de la SFA de la asociación civil, que se constituyó para administrar al fondo, transformó sus estatutos para permitir la fusión, movimiento que no era desconocido para el representante gubernamental, ya que reconoció, al ser entrevistado, que se pretende la creación de una nueva institución financiera, que será apuntalada con recursos públicos:

“Si se crea una institución financiera más grande que tenga más posibilidades de apoyar a los poblanos, será de mayor beneficio que una institución pequeña. Ahora, el gobierno del estado no está facultado para crear bancos ni para crear financieras, ni estar la gente del gobierno del estado en consejos de empresas que sean de la iniciativa privada”.

Además, durante la séptima sesión ordinaria del Consejo Poblano de Apoyo a la Microempresa (Copame), que se realizó en 2006, y durante la cual se presentó la propuesta de extinción del consejo, se informó que la asociación mantendría la participación del gobierno del estado en su operación, situación que no fue cumplida.

En el documento, en posesión de La Jornada de Oriente, se lee: “De los cinco fondos que se consideraban dentro del objetivo (…) únicamente están vigentes dos: el Fondo para el Fortalecimiento de la Microempresa y el Fondo 5 de Mayo. El primero cuenta con escasa operación, pues la banca comercial ha puesto en marcha nuevas estrategias para el otorgamiento para el crédito a los microempresarios (…), y el segundo opera de manera autónoma, ya que cuenta con personalidad jurídica propia bajo la figura de Asociación Civil, y cuenta con la participación del gobierno del estado”. (sic)

Durante esa reunión, comenta uno de los presentes que solicitó mantener su anonimato, se les informó que se disolvía el organismo y que solamente dos personas se quedarían a cargo, “pero no se nos dijo quiénes serían”; aunque al final se supo que Manuel Alonso Espinosa es una de ellas, la identidad de la otra todavía se desconoce.

La presunta absorción del fondo por la empresa privada tendrá que ser transparentada, puntualizaron los legisladores panistas, por lo cual se solicitará a la administración actual la información correspondiente, apuntó el líder de los blanquiazules en el congreso, Víctor León Castañeda.

“(La respuesta) nos obliga a que podamos ventilar el asunto, ya sea a través de la Comisión de Hacienda o que, nosotros como grupo parlamentario, pidamos que nos pueda transparentar esta situación que por demás obviamente no compartimos”.

En cambio, para el presidente de la Gran Comisión del Congreso y coordinador de la bancada priista, Pericles Olivares Flores, el tema no será tocado por los legisladores emanados de ese instituto político.

“No, tengo conocimiento (sobre las donaciones al F5M), aun cuando escuché la respuesta del señor secretario, yo creo que para dar una respuesta satisfactoria a esto hay que documentarse. No sé, prometo documentarme para dar una respuesta correcta”. (sic)

–¿Habrá alguna investigación por parte de la bancada priista? –se le insistió.

–No, yo lo voy a investigar para mi acervo personal (sic), pero no, no habrá investigación.

Irregularidades

El Fondo 5 de Mayo Asociación Civil fue constituido durante el primer año de la administración que encabezó el hoy senador de Puebla Melquiades Morales Flores, con el siguiente objeto social:

“Atender y apoyar directa o indirectamente a personas que, por sus carencias socioeconómicas o por los problemas de invalidez se vean impedidas para satisfacer sus requerimientos básicos de subsistencia”, como se estipula lo mismo en el acta constitutiva de la asociación, como en el padrón de donatarias autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Y se conformó con el siguiente listado de “accionistas”: Melquiades Morales Flores, Antonio Zaraín García, Rafael Moreno Valle Rosas, Carlos Rosendo Martínez Tobilla, Manuel Gregorio Alonso Espinosa y Raúl Pineda –director del Instituto del Catastro Público hasta hace un par de años–; estos dos últimos aportaron un millón y 10 mil pesos, respectivamente, para conformar el capital fijo de la asociación, una primera irregularidad, señalaron algunos especialistas consultados.

De acuerdo con el acta constitutiva, Manuel Alonso aportaría al organismo “conocimientos, experiencia empresarial y administrativa, apoyando además con la cantidad de un millón de pesos”, y Raúl Pineda Barrera, quién fungió además como primer secretario de la asociación, “aporta conocimientos, experiencia empresarial y administrativa, apoyando además con la cantidad de 10 mil pesos”.

La organización recibió como una inyección de recursos del gobierno estatal casi 8 millones de pesos, y una cantidad similar de un grupo de empresarios poblanos, o al menos eso presumiría en 2001 el nieto de Espinosa Yglesias en una presentación ante el entonces presidente de la República Mexicana, Vicente Fox Quesada. En la reunión informó que estaban fondeados con 16 millones de pesos, de los cuales el 51 por ciento provenía de la iniciativa privada y el resto correspondía a recursos estatales, recursos que fueron donados por el gobierno melquiadista a la asociación, aseguró Pérez Salazar, al responder al cuestionamiento que le planteó la diputada del Partido Acción Nacional Augusta Díaz de Rivera durante la comparencia del funcionario en el pleno del Congreso del estado el pasado viernes, y que pasaran a ser administrados por la compañía que fundó, justo al finalizar el sexenio melquiadista, de manera paralela y con empleados e integrantes del Fondo 5 de Mayo, por el ex consejero electoral.

Aval del gobierno de Marín

El movimiento de fusión que permitirá a Financiera Mercurio administrar los productos financieros de F5M fue avalado por el gobierno de Marín al solicitar su desincorporación como integrante de la asociación, como se lee en las actas notariales.

La fusión, aunque ya se conocía desde diciembre de 2005, fue autorizada una vez que el gobierno pidió su desincorporación de la junta de gobierno de la asociación, según el acta de protocolización que se registró ante el notario público Amado Llaguno, Hernan, el 28 de noviembre de 2006, fecha en que hizo oficial la separación del representante gubernamental, Gerardo Pérez Salazar, para lo cual se oficializó la modificaron de los estatutos para incluir que la asociación pueda participar financieramente en otras entidades, “por lo que se adiciona lo siguiente: participar o coparticipar financieramente en otras entidades, sociedad, instituciones, asociaciones, así como adquirir acciones en diversas sociedades, siempre que éstas cuenten con un objeto congruente al de la asociación”.

En el punto seis de ese mismo documento se lee: “La presentación de la propuesta de modificaciones a los estatutos de la asociación, derivaba del acuerdo 12dic/ 05-17, tomado en la octava sesión ordinaria de la asamblea general de asociados donde el gobierno del estado solicitó su desincorporación como miembro de la asociación, por lo que se requiere modificar el contenido de los estatutos para que esa pueda operar adecuadamente sin la participación del gobierno del estado”.

“Pregúntenle a quien autorizó”: SFA

–¿Cuánto se donó al Fondo 5 de Mayo? –se le cuestionó al titular de la Secretaría Finanzas a su salida del Congreso.

–No tengo el dato exacto.

–¿No le parece que con eso se está beneficiando a un particular con recursos del erario?

–Yo lo vería de otra manera: si se crea una institución financiera más grande que tenga más posibilidades de apoyar a los poblanos será de mayor beneficio que una institución pequeña; ahora el gobierno del estado no está facultado para crear bancos ni para crear financieras, ni estar las personas del gobierno del estado en consejos de empresas que sean de la IP.

–¿No es irregular el uso de información privilegiada del gobierno para beneficiar a un particular?

–Pregúntele a la gente que hizo esta donación en el gobierno anterior, como el anterior secretario de Finanzas.

–Pero ustedes lo avalaron al solicitar su desincorporación…

–¿Nosotros lo avalamos? ¡Es una donación que ya se dio, ¿que, voy a quitárselos o qué?! –señaló visiblemente molesto, para luego abandonar el recinto Legislativo.

Anuncios