• Ni la SFA, ni la Sedeco, ni la Sedecap ofrecieron explicación alguna sobre la fusión del fideicomiso con una empresa privada
  • El tema no ha pasado por la actual legislatura, reiteran fuerzas políticas
  • Ernesto Aroche Aguilar

    A pesar de las irregularidades que rodean a la presunta fusión del Fondo 5 de Mayo (F5M), microfinanciera creada con recursos públicos, y la Financiera Mercurio, empresa privada propiedad de Manuel Alonso Espinosa, el gobierno estatal ha mantenido un hermetismo total, aunque trascendió que a más tardar el próximo viernes se concretará la desaparición del Consejo Poblano de Apoyo al Microcrédito (Copame), órgano rector del organismo descentralizado.

    El silencio gubernamental implicó a por lo menos tres dependencias gubernamentales involucradas: la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), la Contraloría del estado, pero sobre todo la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA), cuyo titular hasta hace unos meses formaba parte del consejo de administración del fondo, al igual que el gobernador del estado, en su calidad de presidente honorario, movimiento que permitirá la transformación del órgano rector de asociación civil (AC) a Sociedad Anónima (S.A.), lo que permitirá su incorporación en el grupo empresarial que encabeza el nieto de Espinosa Yglesias y ex consejero electoral identificado con el PRI.

    Por lo pronto, ni la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ni la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNVB) reportaron información sobre el movimiento que involucrará a las dos financieras.

    Y en la misma ignorancia se encuentran en el Congreso local: diputados de las tres principales fuerzas políticas aseguraron que el tema no ha pasado por la actual legislatura, pero tampoco por la anterior, en donde lo único que se supo fue de la creación del fideicomiso, pero no de su destino final, como afirmó el ex diputado y regidor del ayuntamiento capitalino, Jesús Encinas.

    De A.C. a S.A.

    Conformado durante el inicio de la administración de Melquiades Morales Flores, el Copame se constituyó como un órgano desconcentrado del gobierno estatal para la administración, mediante una asociación civil de nombre “Fondo 5 de Mayo” y para cuya operación de habilitaron oficinas en la 11 Oriente 4.

    El directorio del organismo se constituyó de la siguiente manera: presidente honorario: Melquiades Morales Flores; presidente ejecutivo: Manuel Alonso Espinosa; dirección general: Carlos Martínez Tovilla

    La misión impuesta al mencionado organismo consistía, de acuerdo con la información de la página web que fue habilitada para el Copame, en “apoyar el carácter emprendedor de las personas de escasos recursos que operan pequeños negocios, para fortalecer su actividad económica”.

    Y para cuyos objetivos se inyectó un capital de 16 millones de pesos, obtenidos a través de donación de empresarios y del gobierno del estado, que sería manejado a través de créditos escalonados y no subsidiado con un promedio de 3 mil 500 pesos, “sin garantías prendarias, ni comisiones y en plazos cortos acordes al ciclo de la actividad económica del acreditado”.

    El fondo fue reconocido por la Federación en 2001 que lo integró en su padrón de microfinancieras, a través de las cuales se manejan, hasta el momento, los recursos federales.

    En los próximos días, y con la desincorporación del gobierno estatal de Fondo 5 de Mayo AC, dejará ese carácter para transformarse en Sociedad Anónima, una figura legal que no impide la fusión y permitirá que la empresa de la familia Alonso Espinosa asuma la titularidad de los activos, la cartera y la infraestructura que se generó durante los más de seis años que funcionó como un programa estatal.

    Y a cambio de ceder todo lo anterior, Financiera Mercurio ofreció mantener la estructura de capacitación para las “personas de escasos recursos que operan pequeños negocios”, uno de los objetivos del fondo, aseguró en la única entrevista que ha concedido hasta ahora uno de los implicados en el movimiento, Hugo Pérez García, director general de F5M.

    Pues aunque se ha buscado en los organismos, el aún paraestatal y el privado, a su presidente ejecutivo, el señalado Manuel Alonso Espinosa, el resultado ha sido infructuoso. La respuesta ha sido siempre la misma: “no se encuentra”.

    Silencio gubernamental

    El gobierno del estado ha preferido mantener un silencio cómplice hasta el momento, pues ni la SFA ni la Sedeco han respondido a las solicitudes de entrevista para aclarar el proceso de desincorporación que está a punto de concluirse, y que podría dejar al estado despojado de un organismo muy bien estructurado y con las finanzas sanas, de acuerdo con los últimos reportes del propio fondo y de la calificadora Microrate.

    Las vagas excusas esgrimidas utilizan de parapeto la comparencia ante el Congreso del estado de los titulares de esas dos dependencias, que están programados para el próximo viernes 2 de febrero.

    Una respuesta muy similar a la que ofreció el secretario de Desarrollo, Evaluación, y Control de la Administración Pública, (Sedecap) al ser cuestionado la mañana de ayer durante una rueda de prensa: “los temas ajenos a la presentación de hoy (un sistema de declaración patrimonial vía internet) serán tratados después de realizada la comparecencia”.

    Aunque ante la insistencia del reportero lanzó la responsabilidad a la SFA, argumentando que: “lo de los fideicomisos lo ve finanzas”.

    Por lo pronto a nivel federal el caso se desconoce, a pesar de que Pérez García reconociera que se contaba ya con la autorización de la SHCP y que el fondo de convertiría en una sociedad financiera de objeto limitado (Sofol), y cuya autorización depende del visto bueno la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, situación que las dos dependencias negaron.

    Manuel Ruelas, ejecutivo de la CNBV que lleva el seguimiento de Financiera Mercurio aseguró desconocer la situación, asegurando que no tienen información alguna de que se prepare un movimiento de ese tipo.

    Entrevistado durante los trabajos para motivar y preparar al personal de la microfinanciera de cara a la función, y que se llevó a cabo en las instalaciones del centro vacacional La Trinidad en Tlaxcala la semana pasada, Pérez García apuntó:

    “Estamos en planes de poder cerrar el trato con Financiera Mercurio, estamos acabado de ver algunas cuestiones que tienen que ver con seriedad en la toma del producto, seguir con los planes, se va a establecer una alianza estratégica con Mercurio para desarrollar y cubrir más con el producto microcrédito, que es un producto que tiene muy bien estandarizado muy formalizado la Asociación Civil”.

    El director del organismo justificó la fusión al asegurar que las limitantes del mercado financiero para lograr líneas de crédito obligan al proceso de integración, aunque entró en contradicciones, pues primero aseguró que el fondo “seguiría existiendo y cumpliendo con su objeto social, sólo que ahora va a tomar a través de otros vehículos para darle cumplimiento a su misión”.

    Pero después reconoció que se tendrá que crear una nueva personalidad jurídica para el nuevo grupo: “Será muy seguramente, de nombre, una personalidad diferente, que nos permita un acceso más fácil, Fondo 5 de Mayo luego no vende mucho, Fondo 5 de Mayo… nos han dicho fonda, nos han dicho… queremos una estrategia de mercado más agresiva, que nos permita cumplir nuestro objetivo” (sic).

    –¿Tiene ya una fecha para esto?

    –Muy probablemente sea en el primer semestre de este año.

    Y mientras el gobierno permite que un particular se apropie de la estructura de lo que hasta el momento se mantiene como un organismo paraestatal –al menos en cuanto al fideicomiso que fue auditado por el Órgano de Fiscalización Superior– en el Congreso del estado los legisladores aseguran no tener información alguna.

    La fracción parlamentaria del PAN aseguró a través de su jefe de prensa, Ignacio Dávila, que sobre el tema nada se ha discutido en el pleno o en comisiones, y que hasta el momento su única respuesta era: “no sabemos nada”.

    Por su parte, el priista y presidente de la Comisión Inspectora, Cutberto Cantorán, a través de su personal de apoyo presentó el decreto de creación del fondo ligándolo con el Consejo Cívico Cultural 5 de Mayo, pero sin mayor explicación, pues la entrevista no se concretó.

    Anuncios