Ernesto Aroche Aguilar

 

¿Hace cuánto tiempo no revisa su tanque de gas? El suyo puede ser uno de los seis de cada 10 cilindros que las empresas gaseras en el estado aún no han cambiado, a pesar de que la Secretaría de Economía (SE) firmara un acuerdo con las compañías distribuidoras, desde 2000, en donde se comprometieron a que para noviembre de este año se renovaría en su totalidad.

 

Las empresas distribuidoras y envasadoras del combustible operan con una serie de irregularidades y abusos hacia los consumidores bajo el cobijo de un hueco legal, consecuencia de la falta de aplicación de un nuevo reglamento en la materia que está en análisis en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, como informó en julio de 2006 el director nacional de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Carlos Arce Macías.

 

Esta situación en Puebla se registra tanto en la entrega de kilos incompletos, y por la cual las empresas estarían defraudando al consumidor con 270 millones de pesos anuales, ya que se calcula un faltante del 10 por ciento a nivel general, como en el incumplimiento del cambio de tanques en mal estado donde la entidad presenta un regazo del 60 por ciento, mientras que a nivel nacional este se ubica en el 50 por ciento.

 

El problema con la falta de regulación en el sector gasero, calificada por Arce Macías como superior al problema de las gasolineras, no sólo afecta al bolsillo de los consumidores en general, si no que impacta directamente entre las clases socioeconómicas más bajas.

 

Así lo reconoció también el delegado federal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Puebla, Bernardo Hinojosa Polo, quien en entrevista con La Jornada de Oriente informó que las denuncias ciudadanas que reciben en la delegación –un promedio de 15 diarias– provienen generalmente de las clases más pudientes.

 

Por lo pronto, el tema ha provocado diferencias entre la SE y la Profeco sobre el porcentaje de tolerancia en los faltantes en los cilindros de gas que está incluida en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 011, pues mientras la dependencia encargada de defender al consumidor pretende establecer la normativa internacional, que sólo permite el 0.25 por ciento, la secretaría que dirige Sergio García de Alba busca negociar hasta un 2 por ciento. Hasta ahora se permite, por normativa, hasta un 3 por ciento de faltante por kilo de gas.

 

Y mientras se cumplen los dos meses que aún les quedan de plazo a las 32 empresas gaseras que operan en Puebla para realizar la sustitución del millón 260 mil tanques que circulan en el estado, y se aplica la nueva normativa en la tolerancia de faltantes, la Profeco continúa con las verificaciones y la aplicación de multas que hasta el momento ha dejado como saldo hasta tres camiones de distribución inmovilizados por día, afirmó categórico Hinojosa Polo.

 

270 mdp anuales roban gaseros a consumidores

De acuerdo con la delegación estatal de la Profeco en el estado aún circulan cerca de 760 mil cilindros en malas condiciones, y se prevé difícil que se logre tanto su sustitución en los próximos dos meses, como el uso recomendado por la procuraduría de tanques de policarbonato, que representan un riesgo menor de que estallen, como una alternativa de transparencia en la venta del combustible.

Bernardo Hinojosa Polo descartó la posibilidad de una prorroga a las gaseras –pues como ya se señaló, el acuerdo fue tomado desde 2000–, y adelantó que es muy probable que
la SE faculte a la Profeco para las acciones legales que tendrán que aplicarse a partir de noviembre.

–¿Cuántos tanques en Puebla están en malas condiciones y qué porcentaje de cambio se ha logrado hasta ahora? –se le cuestionó al funcionario federal en Puebla

–A nivel nacional se tiene el 50 por ciento del avance, Puebla está un poco más atrasada con apenas el 40 por ciento.

–En caso de que no se cumpla con el cambio en el plazo establecido, ¿cuales serían los castigos para las empresas?

–Lo más seguro es que la SE nos faculte a revisar esa parte y comencemos a inmovilizar tanques que no cumplen con la normatividad, y esto podría iniciar entre enero o febrero, por lo que puede tardar los trámites facultativos y todo eso.

–En este 3 por ciento legal, y el 10 por ciento que tienen detectado en el porcentaje de faltantes, ¿cuánto es el estimado de robo por parte de los gaseros?

 –A nivel nacional la Profeco estimó en 7 mil millones de pesos, que es un dineral, en Puebla tenemos un 9 por ciento de participación, lo que representa aproximadamente 270 millones de pesos anuales que impactan directamente el bolsillo de los consumidores.

Lo grave del asunto, señala Hinojosa Polo, es que es una situación que se ha presentado en todas las empresas que se tiene registradas en el estado, pues las empresas están bien comunicadas y se informan de cuánto es lo que pueden quitarle por cilindro, lo que es un realidad, señala, es que las más grandes son las que roban más: “Es raro que detengamos un camión y encontremos todo en regla”.

En tanto, de acuerdo con el titular nacional del organismo encargado de proteger al consumidor es la falta de un reglamento adecuado a la industria es lo que ha permitido dichas irregularidades, mientras que para la Asociación Nacional de Gas LP (ANGLP) la problemática radica en que el propio gobierno federal no ha querido sacar adelante el reglamento que la asociación propuso y gestionó.

Por lo pronto, y mientras se resuelven y regulan la situación de las gaseras, es el bolsillo de los consumidores el que sigue pagando los platos rotos.

Publica en La Jornada de Oriente el 18 de septiembre de 2006

Anuncios