Ernesto Aroche Aguilar

En Puebla operan más de 50 casas de empeño; todas ellas, de acuerdo con el decreto que publicó el pasado 6 de junio el Diario Oficial de la Federación tendrán que registrar su contrato ante la Procuraduría Federal de la Defensa del Consumidor (Profeco) y cumplir con la Norma Oficial Mexicana que emitirá la Secretaría de Economía.

En el estado, a pesar de la petición que realizó el Instituto para la Atención Privada en el Estado de Puebla, no se ha legislado en la materia, esto aun cuando el mercado que atienden estas instituciones financieras es el sector económico más desprotegido de toda la sociedad.

La legislatura local mantuvo en “la congeladora” por varios meses un punto de acuerdo para solicitarle al Congreso la aprobación de una ley en la materia. En los últimos meses han sido analizadas en el Senado un par de propuestas legislativas que derivaron en la aprobación de una serie de reformas a la Ley Federal del Consumidor, que fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 6 de junio de 2006.

Estas reformas le entregan a la Procuraduría de la Defensa del Consumidor (Profeco) la autoridad para registrar a estas instituciones y en su caso sancionar las irregularidades. Por el momento las casas de empeño que ya operan en el país tendrán 90 días para cumplir con una normativa que emitirá la Secretaría de Economía y seis meses para registrarse en la Profeco.

  

En Puebla, nada

Pese a que se trata de un préstamo financiero al que se recurre en caso de una urgencia, como reportan lo mismo la Condusef que la Profeco, los legisladores en Puebla hicieron caso omiso a la petición del IAPEP de analizar la posibilidad de emitir una ley estatal que regule a las casas de empeño, como instituciones financieras privadas, como se hace en Baja California y Tamaulipas.

A pesar de que de acuerdo con la página electrónica de Prendamex, una de las franquicias prendarias que más han crecido en todo el país y que en Puebla cuenta con 18 sucursales, el mercado económico al que se dirigen estas instituciones de préstamo corresponde principalmente a familias con ingresos mensuales menores a 10 salarios mínimos, es decir, más del 80 por ciento de la población económicamente activa y que además no tiene acceso a créditos bancarios, tres de cada cuatro personas mayores de 20 años ubica la franquicia.

Información del estudio comparativo que realizó la Condusef en 2005 y la investigación que llevó a cabo esta casa editorial, un préstamo en una casa de empeño puede llegar a costar en un año más del 100 por ciento. Por ejemplo, en Puebla un préstamo basado en objetos de oro alcanza mensualmente un promedio del 10 por ciento de interés, mientras que en el Monte de Piedad e instituciones de asistencia el valor se reduce a poco más del 6 por ciento mensual.

En Puebla no se ha hecho absolutamente nada en la materia, aseguró en entrevista con La Jornada de Oriente José Salvador Garmilla Herrera, director del IAPEP, del que depende el Monte de Piedad de Puebla, quien agregó desconocer el asunto legislativo, aunque se vislumbra poco interés por parte de todas las fracciones parlamentarias de sacar esto adelante.

Habíamos tratado, dijo, con el diputado Pericles Olivares para que fuera analizada una ley estatal, como la de Tamaulipas o Baja California, que en la materia son un ejemplo para el país, pues desde 2001 cuentan con una ley estatal que controla las casas de empeño, pero no se avanza. La legislatura actual está por terminar y no ha pasado nada.

El problema, señaló Garmilla Herrera, es que se atiende a un sector económico que no tiene acceso a otro tipo de financiamiento y que acude a las casas de empeño en un momento de urgencia, “es gente que vive en una exclusión financiera del sistema ‘legal’ y que difícilmente va a poder pagar tan altas tasas, y lo más seguro es que termine perdiendo su prenda ante la incapacidad de enfrentar tasas porcentuales tan altas.

–¿Cómo se establece la tasa de interés?

–No hay nada que lo regule como no sea el mismo mercado.

–El monte de piedad ¿cómo define su tasa?

–Hacemos un análisis de lo que están ofreciendo las instituciones similares en toda la República. Tenemos en Puebla una oficina del Nacional Monte de Piedad –que anda por el 5.75– otra de la Fundación Rafael Dondé –6.50– y le damos seguimiento a las tasas que manejan ellos, que es casi la misma. Y seguramente las casas de empeño nos tienen como referencia, pero sobre todo aquellas que están cerca de nuestras oficinas o de otros montes de piedad, conozco casas de empeño que manejan tasas del 20 por ciento mensual, pero son las únicas de esa zona. Así funciona aunque es un “agiotismo” en toda la extensión de la palabra.

  

Crédito fácil y caro

Mientras que de acuerdo con la Condusef en México existen más de 250 casas de empeño, operando entre instituciones de asistencia privada y empresas particulares, una investigación que El Universal llevó a cabo el año pasado en abril de 2005, arroja que el número de casas de empeño asciende a más de mil 530, denunciándose un elevado el cobro de intereses.

Mientras que los bancos cobran una tasa de interés anual que oscila entre el 16 y el 26 por ciento por un crédito personal de nómina, de acuerdo con información de la Condusef, las casas de empeño aplican la tasa de interés que fluctúa entre el 84 y el 110 por ciento.

El problema reside en que el grueso de la población que acude a las casa de empeño son familias que por sus ingresos mensuales bajos han sido excluidos del sistema bancario y carecen de otra fuente de crédito inmediato, según la franquicia Prendamex y la misma Condusef.

En Puebla las tasas de interés anual de un préstamo de este tipo oscilan entre el 2.5 por ciento semanal con contratos de 4, 8 y 12 semanas en Flash Money al 11.5 por ciento mensual –incluye el costo del IVA y el almacenaje– en Prendamex.

Si el comparativo se extiende a tasas anuales tan sólo de rédito se puede llegar a pagar entre el 130 y 138 por ciento. Para este comparativo se investigó en sucursales de las empresas mencionadas que se ubican en el Centro Histórico de Puebla.

Mientras que de acuerdo con el comparativo que realizó la Condusef en julio de 2005, la empresa Prenda Oro ofrecía préstamos con una tasa de interés del 9.3 por ciento mensual y 111.6 anual. Por su parte el costo de acudir a pignorar una alhaja de oro a Prendacrédito, obligaba a pagar una tasa de interés del 8.5 por ciento cada 30 días, y un total de 102 por ciento en caso de tardarse un año en retirar la prenda de la casa de empeño.

Una opción menos cara en caso de urgencia podrían ser los montes de piedad, que además como instituciones de asistencia utilizan las ganancias para apoyar programas sociales, como en el caso del IAPEP. Esta institución obtuvo de utilidades en 2005 casi 17 millones de pesos que se destinaron a beneficiar a gente de bajos recursos mediante en el apoyo en compra de equipo para minusválidos entre otros bienes.

Una prenda de oro depositada en el Nacional Monte de Piedad permitiría obtener un crédito con una tasa de interés del 4 por ciento mensual y una anualidad del 48 por ciento, reporta la Condusef en su comparativo de 2005

Por su parte, el Monte de Piedad de Puebla ofrece ayudas económicas con un costo del 6.08 por ciento mensual y una tasa anual del 72.96 por ciento.

  

El decreto

Publicado el pasado 6 de junio el decreto de la reforma a la Ley Federal del Consumidor obliga a las casas de empeño a regular su servicio mediante su registro ante la Profeco y la adhesión a la normativa que será emitida por la Secretaría de Economía.

También señala: “los proveedores deberán transparentar sus operaciones, por lo que deberán colocar en su publicidad o en todos sus establecimientos abiertos al público, de manera permanente y visible, una pizarra de anuncios o medio electrónico informativo, que tendrá como propósito brindar información a los consumidores sobre los términos y condiciones de dichos contratos. Además deberán informar el monto de la tasa de interés anualizada que se cobra sobre los saldos insolutos; dicha información deberá resaltarse en caracteres distintivos de manera clara, notoria e indubitable.

“Los proveedores deberán cumplir con los requisitos que fije la norma oficial mexicana que se expida al efecto por la secretaría, la cual incluirá aspectos operativos tales como las características de la información que se debe proporcionar al consumidor y los elementos de información que debe contener el contrato de adhesión que se utilice para formalizar las operaciones. Asimismo, deberá contener o permitir obtener para los principales servicios ofrecidos, la suma de todos los costos asociados a la operación.

Artículo 128: Las infracciones a lo dispuesto por los artículos serán sancionadas con multa que van del 479.17 hasta un millón 874 mil 091

Artículo Tercero Transitorio: las casas de empeño que estén operando a la fecha de entrada en vigor de este Decreto, cuentan con un plazo de seis meses contados a partir de la publicación de la Norma Oficial Mexicana, para obtener el registro del contrato correspondiente ante la Procuraduría.

Anuncios